Un video trata de generar pánico relacionando falsamente a las vacunas con “bioterrorismo” – Bolivia Verifica
Un video trata de generar pánico relacionando falsamente a las vacunas con “bioterrorismo”

Bolivia Verifica

Somos un medio digital independiente sin fines de lucro ni tendencia política que se dedica a la verificación de noticias falsas (fake news) y del discurso público para luchar contra la desinformación y mejorar la participación democrática.

CoronavirusFalsoVerificación

Un video trata de generar pánico relacionando falsamente a las vacunas con “bioterrorismo”

Un hombre asegura que en Estados Unidos hay más muertos por la inmunización contra la COVID-19 que por el propio virus. Esta persona no muestra sustento científico en sus argumentaciones 

Captura del video que circula en WhatsApp.

Por Joaquin Martela

Un video del cardiólogo estadounidense Peter McCullough, es viral en Facebook y WhatsApp, donde indica que las vacunas contra la COVID-19 son parte de una operación de “bioterrorismo” y que en Estados Unidos “mata” más que el propio virus. Estos datos se consideran falsos, pues las vacunas no son dañinas, por el contrario, protegen a las personas.

Las palabras de McCullough se esparcen a través de grupos de WhatsApp mediante un video que dura 02:14 minutos. Durante este tiempo, el hombre pronuncia las siguientes palabras:

“Hemos descubierto que la supresión del tratamiento temprano estaba estrechamente ligada al desarrollo de la vacuna (…) que parece ser la fase dos de la operación de bioterrorismo. Creemos que tenemos 50 mil estadounidenses muertos, de modo que tenemos más muertos al día por la vacuna que por la enfermedad vírica. (…) Básicamente es bioterrorismo propagandístico por inyección”.

Para entender mejor la nota se debe saber que es el bioterrorismo. La Interpol (Policía Internacional) lo define como: “La diseminación intencionada de agentes biológicos o toxinas para hacer daño y causar la muerte a civiles, animales o plantas con la intención de intimidar o coaccionar a un gobierno o a la población civil en favor de objetivos políticos o sociales”.

Esta institución asegura que el bioterrorismo es una amenaza “real” y que en la actualidad las personas, los delincuentes y los terroristas tienen la capacidad de emplearlo para provocar daño a la sociedad. 

El sitio web Medline Plus asegura que un ataque bioterrorista consiste en lanzar virus, bacterias u otros gérmenes para causar enfermedades o muertes. Estos virus también podrían hacerse más fuertes y resistir tratamientos médicos, se esparcen mediante el aire, los alimentos, el agua, de persona a persona y podrían no causar enfermedad durante varias horas o días.

MedlinePlus es un servicio de información en línea provisto por la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

Teniendo claro este término nos preguntamos ¿las vacunas contra la COVID-19 tienen relación con el bioterrorismo?

Para ser parte de un plan bioterrorista, las vacunas tendrían que causar daño a las personas o matarlas. En este caso, Bolivia Verifica explicó en reiteradas oportunidades lo siguiente:

Las vacunas contra la COVID-19 fueron rigurosamente probadas, no están en fase de ensayos clínicos y fueron avaladas para su aplicación masiva en la población, no son dañinas para las personas, no contienen grafeno, metales pesados ni causan cáncer.

Sus componentes no provocan infertilidad, ni son abortivos, tampoco te convierten en transhumano, ni modifican el ADN causando daño genético, no son causantes de las nuevas cepas del virus. Las vacunas no fueron creadas para eliminar a la población.

Instituciones en salud como la Organización Mundial de la Salud, la Organización Panamericana de la salud, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), la Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense (FDA) y otras instancias de salud, aseguran que las vacunas contra la COvid-19 son seguras, confiables y que protegen a las personas del coronavirus como de sus consecuencias graves, la hospitalización y la posible muerte. 

Los negacionistas (persona que niega determinadas realidades) insisten en esparcir datos falsos sobre la pandemia y las vacunas contra el coronavirus, pero para hacerlo emplean datos falsos como utilizar fotos o videos de marchas multitudinarias de años pasados para decir que la gente se opone a la inmunización o a las medidas para frenar la COVID-19. 

Captura del video que circula en WhatsApp, de Peter McCullough.

Después de ver el video en cuestión otra de las preguntas que debemos hacernos es ¿se tienen más muertos por las vacunas que por el propio virus en Estados Unidos?

La respuesta es negativa, Bolivia Verifica aclaró la semana pasada que no es cierto que los vacunados engrosan la lista de fallecidos en Estados Unidos. Esta verificación fue realizada a raíz de una publicación que realizó la página web Bles, donde se afirmaba que las personas inmunizadas contra la COVID-19 estaban “muriendo”.

El científico boliviano de formación en investigación clínica, básica y medicina transnacional en la Universidad de Harvard, Omar Gandarilla Cuéllar, explicó a Bolivia Verifica que los datos de los fallecidos se extraen del Sistema de Notificación de Eventos Adversos de Vacunas de Estados Unidos (VAERS), pero que no se comprobó que los decesos fueron a causa de los inmunizantes y que no existen documentos al respecto como certificados de defunción.

Según el sitio Health Feedback (Comentarios de Salud), el VAERS registra los eventos adversos que ocurren después de la vacunación, es decir, personas que se enferman o mueren, pero sus informes no muestran relaciones entre las vacunas y las causa negativas.

“VAERS brinda al público en general y a los trabajadores de la salud una vía para informar los eventos adversos que ocurren en las personas después de haber sido vacunadas. El sistema es administrado conjuntamente por los CDC y la FDA. Sirve como un sistema nacional de alerta temprana para detectar posibles problemas de seguridad en las vacunas autorizadas en los Estados Unidos”, se lee en dicho sitio web.

VAERS registra cualquier problema de salud que le ocurra a la persona después de recibir la vacuna, pero no especifica si el mal fue causado por el inmunizante.

Los CDC explican que los datos de VAERS no son precisos y tienen limitaciones porque cualquier persona puede subir información no confiable sobre algún efecto de la vacuna.

 Contrariamente a los que señala McCullough, el sitio Associated Press informa que en Estados Unidos el 99% de las muertes a causa de la COVID-19 se da en personas no vacunadas. También se asegura que las inyecciones son efectivas para combatir el virus y que no se registrarían muertes a causa de la enfermedad si todas las personas elegibles fueran inmunizadas.

La verificadora mexicana Animal Político indica que McCullough dio datos falsos en otras oportunidades sobre las vacunas.

¿Ya descargaste la nueva app de Bolivia Verifica? No te pierdas ninguna de nuestras publicaciones y ten información de calidad.

Descarga en IOS 📱—> https://apps.apple.com/bo/app/bolivia-verifica/id1542454083?l=en

Descarga en Google Play —> https://play.google.com/store/apps/details?id=com.bolivia.verifica