NUESTRO MÉTODO DE TRABAJO

La lucha contra la desinformación en la era de la posverdad

Somos un medio digital que analiza mensajes, textos, fotografías y audiovisuales que circulan en las redes sociales y/o difunden los medios de comunicación convencionales para determinar si sus contenidos tienen correspondencia con la realidad y la razón.

Si bien la mentira difundida como noticia tiene antecedentes antiquísimos, en los últimos años – desde la aparición del Internet y la irrupción de las redes sociales – la desinformación se ha propagado sembrando incertidumbre, confusión y, en algunos casos, violencia, tanto en nuestro país como en el mundo entero. Desde “Bolivia Verifica” nos hemos propuesto combatirla y denunciarla para contribuir al fortalecimiento de la democracia y de ciudadanías bien informadas.

Tras un largo proceso de capacitación, reflexión y aprendizaje sobre lo que constituye y las consecuencias de la desinformación y la denominada “posverdad”, iniciamos nuestro servicio a la comunidad el 1 de junio del 2019. Somos un equipo mayoritariamente integrado por periodistas jóvenes, aunque también contamos en nuestras filas con experimentados “viejos lobos de mar”.

Recibimos capacitación de diversas organizaciones como “Chequeado.com” de Argentina, “Maldita.es” de España, “Proyecto Desconfio” de Argentina, “Politifact” de los EE.UU. y la Fundación Thomson Reuters del Reino Unido, entre otras. Actualmente trabajamos con la metodología de verificación de la desinformación y del discurso político de  Chequeado.com https://chequeado.com/metodo/ porque es el que más se ajusta a nuestra realidad.

Diariamente nuestros periodistas/verificadores ingresan a las redes sociales y monitorean los medios tradicionales en busca de desinformación. En este tiempo, encontrar la mentira, lo engañoso y lo sesgado en las redes no es una tarea difícil. En la era de la “posverdad”, en la que la mentira se disfraza de verdad y una gran parte de la gente se deja llevar por sus emociones antes que por su razón, lo falso y lo sesgado han copado gran parte de los contenidos que circulan por las redes.

Nuestros principios 

Bolivia Verifica no tiene relaciones ni obligaciones de carácter religioso, político ni económico. Nuestro trabajo esta estrictamente apegado a las normas del periodismo serio, responsable e independiente. Nos debemos a la sociedad y nuestro trabajo busca llegar al ciudadano con información de calidad sobre lo que acontece en nuestro país y es tergiversado en las redes sociales o en algunos medos tradicionales.

No emitimos opiniones ni procesamos afirmaciones de tipo religioso, opiniones personales, del ámbito estrictamente deportivo, del espectáculo o cuestiones como denuncias de corrupción que se tramitan en el Órgano Judicial y que aún no concluyeron.

Nuestro trabajo se enmarca en las estipulaciones señaladas en la Ley de Imprenta de 1925, la Declaración Universal de Derechos Humanos y la Constitución Política del Estado.

En el plano ético, adherimos a los siguientes principios:

https://issuu.com/asperiodistaslp/docs/eticaaplp

 Normas que guían nuestro trabajo

En nuestro trabajo aplicamos el Código de Principios de la Red Internacional de Fact Checking Network del Instituto Poynter. Nos apegamos a un trabajo transparente en el financiamiento y en procesos rigurosos de chequeo no partidario.

  • Queremos mejorar la calidad del debate público con información verificada y los mejores datos disponibles.
  • Apostamos a la capacitación constante tanto de los lectores como de los periodistas. Estamos seguros que cuantos más seamos combatiendo la desinformación, daremos cada vez menos cabida a la mentira.
  • Defendemos y promovemos el derecho de todos a contar con información fidedigna y clara, por eso, pese a no tener una Ley de acceso a la información, buscamos los mejores datos para ponerlos a disposición de los lectores.

Condiciones para la verificación

Existen algunas condiciones que un texto, mensaje o fotografía debe cumplir para que sea verificado:

  1. Trascendencia del tema. Hay temas que son de interés de la ciudadanía y otros que, por su misma naturaleza, no son importantes ni interesantes.
  2. Grado de “viralización” en el caso mensajes o notas que circulan por las redes sociales. En este caso, se analiza su comportamiento en Twitter, Facebook y en otras redes. Se toma en cuenta el número de likes que logró y cuantas veces fue compartida.
  3. El impacto y trascendencia que logró en los medios tradicionales. Se analiza qué medios replicaron la información y con qué intensidad.

Verificación de las fuentes

El trabajo de verificación de fuentes es fundamental. Siempre buscamos las fuentes originales e intentamos llegar hasta el origen de la desinformación. En la mayoría de los casos, las noticias falsas son difundidas a través de sitios en donde se las elabora y distribuye.

Nuestro protocolo nos señala los siguientes pasos que seguimos en cada verificación:

  1. Revisamos la fuente de publicación. ¿Quién la publicó? ¿Cuándo? ¿Menciona supuesta fecha, lugar de los hechos? ¿Otros medios la están replicando?
  2. Contrastamos la información con datos y hechos. Si se trata de un vídeo o una imagen, se buscan las originales: ¿De cuándo es esa imagen? ¿Está manipulada?
  3. Confirmamos la información publicada con el protagonista de la noticia. ¿Estuvo ahí? ¿Qué dijo en su discurso?
  4. Buscamos otras fuentes: Testigos, anfitriones o asistentes a los eventos.
  5. Revisamos información estadística y académica vinculada al tema y consultamos con especialistas.
  6. Siempre tenemos una captura de pantalla de los bulos.

El protocolo de verificación del discurso (fact checking)

Nuestro protocolo para la verificación del discurso tiene ocho pasos que son fundamentales y que todos nuestros periodistas verificadores siguen y respetan. Estos son los siguientes:

  1. Seleccionar una frase del ámbito público y/o una publicación viral que circula en redes sociales.
  2. Ponderar su relevancia.
  3. Consultar a la fuente original.
  4. Consultar a la fuente oficial.
  5. Consultar a fuentes alternativas.
  6. Ubicar en contexto.
  7. Confirmar, relativizar o desmentir la afirmación.
  8. Calificar y clasificar la nota dentro de las categorías que trabajamos.

Además tomamos en cuenta lo siguiente:

  • Las publicaciones o declaraciones objeto de verificación deben haber sido expresadas en documentos, medios de comunicación o ámbitos públicos.
  • Deben ser relevantes para la agenda pública por el protagonismo de quién las emitió, por el tema aludido o por su repercusión.
  • Por su particular repercusión en la agenda pública, las declaraciones de las más altas autoridades del Estado y del gobierno, quienquiera que sean, merecen una atención especial de nuestro equipo.
  • Bolivia Verifica no emplea fuentes anónimas. Las fuentes utilizadas son citadas y, siempre que sea posible, se incluye el enlace al documento y a los datos originales para que éstos sean accesibles.
  • Nuestro objetivo es que cualquier persona que quiera reproducir un chequeo y encontrar los datos originales utilizados en una nota, pueda hacerlo y llegar a la misma conclusión que Bolivia Verifica.

 Categorías para la clasificación de las verificaciones

 Trabajamos con las siguientes cuatro categorías para clasificar el resultado de una verificación:

  1. Verdadero. La afirmación demostró ser verdadera al ser contrastada con las fuentes y datos más serios y confiables.
  2. Falso. Las afirmaciones carecen de sustento y no tienen coherencia con los hechos reales o los documentos de respaldo.
  3. Engañoso. La afirmación puede coincidir parcialmente con ciertos datos, pero -intencionalmente o no- fue manipulada para generar un mensaje en particular. Es decir, se mezclan datos verdaderos con falsedades para engañar al lector o audiencia.
  4. No verificable. Son productos que no cuentan con respaldos estadísticos o documentales necesarios con los que se puedan contrastar datos. No son verificables los memes debido a que no circulan en las redes con formatos de productos informativos y son fácilmente identificables.No son objeto de verificación opiniones, comentarios o enunciados de compromisos o proyecciones de largo plazo.

 

Mecanismos de rectificación, corrección y actualización

Bolivia Verifica busca el máximo de rigurosidad, exactitud y precisión en la información que difunde. Sin embargo, en caso de equivocarnos, nos comprometemos a rectificar, actualizar o corregir.

En caso de que una persona o institución nos alerten sobre un posible error en una nota, el equipo se tomará un máximo de 48 horas para realizar una revisión del contenido cuestionado y, en caso de que corresponda, publicaremos la corrección, actualización o rectificación.

Entendemos estos términos como la aclaración  jerárquica de la enmienda. “Rectificación” es la palabra usada para cambiar la categoría inicialmente asignada,  “Corrección” se refiere a una conclusión errada que merece ser revisada pero que no necesariamente significa el cambio de categoría y finalmente “actualización”  es la complementación de la información dada cuando surgen nuevos datos a considerar. 

En el caso de hacer algún cambio de los antes señalados, la nota llevará una explicación que precise la modificación realizada.

Agradecemos los comentarios o notificaciones sobre alguna posible omisión o error relevante, por ello nuestros editores están atentos a las sugerencias que se envíen a sus correos , mensajes de whatsapp o nuestra fanpage de Facebook. Nuestro material de boletines, podcasts y videos también se somete a nuestra metodología y a la rectificación.

Es necesario también aclarar que si se evidencia la violación a alguno de los principios de la IFCN, puede contactarse  directamente con ellos para notificarlo (Facebook y Twitter).

¿Qué errores pueden ser rectificados o corregidos?

Una cifra: Bolivia Verifica siempre apela a los datos oficiales o bien a la convención internacional para emitir sus criterios. 

Un lugar: Cuando existan diferencias entre el origen geográfico de la información y los datos de la misma.

Una categoría: Cuando se constate que la categoría atribuida no corresponde con el fondo de la verificación.

Toda afirmación realizada por Bolivia Verifica es susceptible de revisión y en caso de constatarse un error, de emitirse una aclaración y/o rectificación. Las solicitudes de rectificación no pueden ir en contra a los principios a los que nos sometemos ni tampoco deben guiar o censurar la información.

Procedimiento para la modificación de un contenido:

La nota con algún error será editada en el sistema y se le colocará en el titular la palabra “actualización”, “corrección” o “rectificación”. 

En un primer párrafo con negrillas y cursiva se pondrá la fecha y a continuación una explicación sobre qué se está rectificando. A continuación, una nota pequeña de uno o dos párrafos con la explicación. Con una línea de separación, la nota con el error se mantendrá. 

Se volverá a hacer la difusión en redes sociales y en la nota, adjuntando el primer párrafo de la explicación. 

Puede revisar por ejemplo aquí

Aquí la lista de actualizaciones, rectificaciones y correcciones:

NOTAS ACTUALIZADAS (+)

1)      Unitel indicó en su pie de pantalla que el petardazo era contra la personería del MAS

ACTUALIZACIÓN 11/05/20: Tras la publicación de esta verificación, el jefe de Prensa de Unitel, Ruy D’alencar, jefe nacional de información de la Red Unitel, precisó a Bolivia Verifica que “desde la redacción se pudo comprobar que habían dos convocatorias distintas una de ellas era la oposición al gobierno de Jeanine Áñez y las elecciones, que es la primera parte del voice over y la otra convocatoria era en contra del MAS pidiendo que se revienten cohetes pidiendo la anulación de la personería jurídica del MAS”.

2)      Primera nota publicada el 04/02/20 >> Imágenes registradas en Perú circulan como si fuesen Bolivia

Nota Actualizada el 05/02/20 >> Una página de Facebook de Perú difunde hechos ocurridos en Bolivia como si fueran de su país

Después de un seguimiento minucioso a la fotografía, se actualizó esta nota porque en el Perú se estaba utilizando esta fotografía de un hecho sucedido en la ciudad de Santa Cruz. Esto fue gracias a la alerta de nuestros seguidores. Así que, aparte de actualizar la nota, también se cambió la categoría: de falso a engañoso.

NOTAS CORREGIDAS (+)

Corrección: No es posible saber hasta el momento si la carta de Terceros agradeciendo al gobierno argentino es falsa o no

Corrección (10:00 del 10 de julio de 2021). La noche del viernes 9 de julio, dos nuevos elementos surgieron sobre la supuesta carta de agradecimiento que el excomandante de la FAB, Gral. Jorge Terceros habría enviado al embajador argentino, Normando Álvarez, en noviembre del 2019. El primero de ello es la certificación que hace el Ministro de Defensa, Edmundo Novillo, que señala que en los archivos de la Fuerza Aérea se encuentra la copia de la supuesta nota, hecho que certifica y legaliza, lo que la constituye en un documento legal. Y el segundo es el sello de recepción de la nota (15 de noviembre de 2019) que la Embajada Argentina asegura cursa en sus registros.

La nota en un inicio comprobó que la renuncia de Terceros se realizó el 12 de noviembre de 2019, esto pone en duda que la carta haya sido firmada por él el día 13, sin embargo, no lo comprueba.

Por tanto, ante estos nuevos elementos, los varios comentarios de nuestros lectores y la falta de una pericia grafológica obligan a retirar la categoría de “falso” que Bolivia Verifica consignó el viernes, hasta que surjan nuevos elementos que permitan emitir un criterio en torno a su autenticidad.

NOTAS RECTIFICADAS (+)

Científico boliviano busca patente de la quinina; pero el uso de Cloroquina e Hidroxicloroquina en COVID-19 no tiene respaldo de la OMS

Rectificación: El científico Javier Ruiz, en comunicación con Bolivia Verifica, indicó que el trabajo que está realizando es el de solicitar la patente de la cloroquina como producto boliviano y no así de China. En ningún momento afirma que la cloroquina cura el coronavirus.