Cinco falsas encuestas electorales en época de pandemia – Bolivia Verifica
Cinco falsas encuestas electorales en época de pandemia

Bolivia Verifica

Somos un medio digital sin fines de lucro ni tendencia política que se dedica a la verificación de noticias falsas (fake news) y del discurso público para luchar contra la desinformación y mejorar la participación democrática.

EleccionesFalso

Cinco falsas encuestas electorales en época de pandemia

Compártelo por:

Desde mayo hasta julio, circularon a través de redes sociales, varios resultados de supuestas encuestas de preferencia electoral con miras a las elecciones generales

Según el nuevo calendario electoral desde el 26 de junio hasta el 30 de agosto se admite la publicación de estudios de opinión en materia electoral, es decir, la difusión de encuestas. Sin embargo, desde Bolivia Verifica hemos detectado que al menos cinco encuestas no autorizadas y carentes de rigor técnico circularon durante el receso del calendario electoral. Te presentamos un resumen y además, entendiendo que la coyuntura en el país modifica radicalmente las condiciones para llevar adelante la recopilación de intención de votos, indagamos con encuestadoras y con el Tribunal Supremo cómo serán las encuestas en tiempos de pandemia.

Cinco encuestas falsas entre mayo y junio

Las falsas encuestas que circularon por redes sociales ofrecieron una variedad de resultados para todos los gustos: “el MAS gana en primera vuelta”, “JUNTOS lidera la preferencia electoral”, “habrá una segunda vuelta entre MAS y CC”. Los datos aparentemente obtenidos iban desde consultas telefónicas hasta votación a través de Facebook. Te presentamos el resumen de las cinco encuestas no avaladas que circularon durante la suspensión del calendario electoral:

 

  • Por grupos de WhatsApp circuló una supuesta encuesta electoral atribuida a la empresa mexicana Mitofsky, quien aparentemente habría realizado el análisis de datos obtenidos en el trabajo de campo de “Datanálisis Bolivia”. Se trató de información falsa y la propia encuestadora lo desmintió en sus redes.
  • El periódico La Estrella del Oriente publicó, el viernes 22 de mayo, el resultado de una encuesta electoral carente de aval institucional y con dudoso rigor científico. Se trató de un documento publicado por la página de Facebook “Atlas Electoral” que no tiene relación con el Órgano Electoral pero que usa el nombre de uno de los registros de la institución con intención de engañar a los lectores.
  • Mediante WhatsApp circuló el enlace de una página web que contenía una encuesta de intención de voto. El portal usó el nombre “Yo participo”, similar al que utiliza el Órgano Electoral Plurinacional. El Tribunal aclaró que se trata de información falsa.
  • Atribuyeron a la empresa FACTUM una encuesta divulgada en redes sociales. La empresa negó la autoría a través de sus cuentas oficiales, señalando que “FACTUM no ha realizado hasta el momento ningún estudio de opinión durante el actual ciclo electoral en Bolivia”.
  • Utilizaron la apariencia visual de Red Uno para divulgar una captura con resultados de una supuesta encuesta electoral. El canal televisivo aclaró que no difundieron tal información. 

Más allá de la falsedad de estos resultados, desde Bolivia Verifica nos hemos preguntado, ¿será posible hacer encuestas a través de redes sociales?, dadas las circunstancias, ¿qué otras posibilidades hay para hacer estudios de opinión? Trasladamos la inquietud tanto a algunas verificadoras habilitadas como al Tribunal Supremo Electoral.

Encuestadoras en el limbo

La actual coyuntura ha modificado radicalmente la manera de trabajar, de estudiar y hasta de relacionarnos con el otro. La posibilidad de hacer encuestas cara a cara, también se ha visto trastocada. Las condiciones son muy distintas a las habituales, por ello las empresas encargadas de estudios de opinión están evaluando cómo afrontar la coyuntura.

El reglamento para la elaboración y difusión de estudios de opinión en materia electoral en procesos electorales, referendos y revocatorias de mandato, aprobado por la resolución de Sala Plena TSE – RSP – ADM N. 044/2020 en fecha 23 de enero de este año, no establece textualmente cómo deben hacerse las encuestas ni especifica cómo no deben realizarse. Hay un vacío legal al respecto. El instructivo sólo manifiesta que “Hasta cinco (5) días hábiles antes de su ejecución, los medios de comunicación, empresas especializadas, instituciones académicas y cualquier otra entidad habilitada remitirán de forma obligatoria al Servicio Intercultural de Fortalecimiento Democrático (SIFDE) los criterios técnicos del estudio.” 

La ficha técnica debe incluir: datos generales (objetivo, periodo de realización y financiamiento; metodología del diseño muestral (definición de la población objetivo, universo del estudio, unidad de observación, marco muestral a utilizar, tamaño y representatividad de la muestra, tipo de muestreo, etc); instrumento de captación de la información (cuestionario final que se aplicará o los instrumentos de captación utilizados y tipo de entrevista), trabajo de campo (cronograma de actividades y plan de recorridos, lista de supervisores y encuestadores del estudio de opinión); y Procesamiento y análisis de datos (Procedimiento de codificación de los cuestionarios, nombre del programa informático de entrada de datos, etc.)

No hay ningún subtítulo dentro de la ficha técnica que pida especificar cómo se hará la encuesta, si será presencial, virtual o vía telefónica. Esto debido a que hasta ahora, todas las encuestadoras realizan trabajo de campo desplazando a su personal a los diferentes municipios para recoger información de la población cara a cara.

El Tribunal Supremo Electoral en contacto con Bolivia Verifica, explicó que serán las encuestadoras las que determinarán sus alternativas y que ellos como ente regulador, evaluarán que las propuestas no atenten contra la salud del encuestado ni del encuestador. En este momento, están analizando si se agregará algún acápite al reglamento vigente.

¿Qué dicen las encuestadoras?

 

  • CIESMORI

 

Jose Luis Galvez, director de la empresa manifestó que están esperando que sea el SIFDE (Servicio Intercultural de Fortalecimiento Democrático, entidad interna dentro del Órgano Electoral) quien determine si se admitirá la realización de encuestas no presenciales. 

“En este preciso momento, humanamente es imposible aplicar encuestas cara a cara. Primero, no hay viabilidad para visitar todos los rincones que salen elegidos aleatoriamente, segundo, hay problemas de bioseguridad que habría que resolver tanto para el encuestador como para el encuestado”, explicó Galvez.

CIESMORI ya envió una propuesta de encuesta telefónica con rigorosa elaboración de datos metodológicos que cumplen estándares internacionales.

 

 

  • MERCADOS Y MUESTRAS

 

Germán Zegarra, Gerente General de Mercados y Muestras explicó que aún analiza cómo resolverán la realización de recojo de información dada la circunstancia.

“Estamos evaluando la posibilidad de hacer encuestas telefónicas acompañadas con un software de computación. Nuestros encuestadores tienen predisposición de salir a hacer trabajo de campo pero hay muchas dificultades: no hay medios de transporte para poder desplazarse, para ir hasta las provincias tendríamos que solicitar autorización, todo eso incrementaría mucho los costos y desde luego, no queremos exponer a nuestra gente”, comentó Zegarra.

 

 

  • IPSOS

 

Patricia Vargas, Coordinadora de Proyectos de la empresa IPSOS, explicó que desde mayo vienen trabajando encuestas telefónicas de coyuntura (si aprueban las medidas de los gobiernos en distintos niveles, el trabajo de los médicos, de la policía, etc.) pero que, la medición de intención de voto se hará a través de encuestas cara a cara.

“En julio estamos arrancando con nuestro estudio de preferencia electoral a través de encuestas cara a cara en las 10 ciudades capitales. Ya hemos presentado toda la ficha técnica, metodológica, muestreos y demás, al Tribunal Supremo Electoral y ya tenemos un formulario donde dice que cumplimos con todos los requisitos para hacer el estudio”, adelantó Vargas.

IPSOS tomará de su presupuesto el monto destinado a imprevistos para dotar de insumos de bioseguridad a sus entrevistadores. 

Por tanto, si bien aún es poco clara la ruta que tomarán las encuestadoras del país para recoger información sobre preferencia electoral, es probable que aprovechen la tecnología para subsanar las barreras circunstanciales.