Religioso desinforma señalando que las vacunas fueron hechas con fetos abortados – Bolivia Verifica
Religioso desinforma señalando que las vacunas fueron hechas con fetos abortados

Bolivia Verifica

Somos un medio digital independiente sin fines de lucro ni tendencia política que se dedica a la verificación de noticias falsas (fake news) y del discurso público para luchar contra la desinformación y mejorar la participación democrática.

CoronavirusFalsoVerificación

Religioso desinforma señalando que las vacunas fueron hechas con fetos abortados

Bolivia Verifica ya desmintió anteriormente a tres personas identificadas como predicadoras que difundían datos falsos sobre la inmunización contra la COVID-19

En grupos de WhatsApp de La Paz, Sucre, Potosí y Cochabamba circula un video donde habla una persona que se identifica como “sacerdote y médico”, asegurando que “varias” vacunas contra la COVID-19 utilizaron líneas celulares de embriones humanos abortados. Además, dice que las dosis son “experimentales” y que miles de personas fallecieron o sufrieron una grave patología luego de ser inoculadas. Todos los datos mencionados son falsos.

En el video que dura 2 minutos con 54 segundos, se escucha a una persona identificarse como Álvaro Sánchez Rueda, quien dice ser sacerdote católico y médico. Esta persona indica que rechaza las vacunas contra la COVID-19 por dos razones puntuales:

“La primera es moral, se basa en que la mayoría de los fármacos (vacunas) utilizan líneas celulares de embriones humanos abortados y no es ética ni moralmente admisible aceptar la muerte de un inocente para que se fabrique un fármaco con el que uno pueda supuestamente salvarse del virus”.

“La segunda objeción es de carácter médico, consiste en que estos fármacos son experimentales y yo no quiero ser un caballo de laboratorio humano. Es verdad que hay algunos fármacos que no utilizan líneas celulares de embriones de niños abortados, pero aún así, quitando la primera objeción, la segunda permanece firme y es que no deja de ser un experimento médico”.

Para sustentar sus afirmaciones agrega que la inoculación ha causado “decenas de miles de muertes y millones de lesionados con patologías graves. (…) El riesgo de contraer graves patologías o incluso la muerte hace bajar a cero el supuesto beneficio de recibir dicho fármaco”.  Exige que cortes internacionales enjuicien a los causantes de la vacunación por un supuesto “genocidio”.

Bolivia Verifica analizó las afirmaciones de esta persona y evidenció que son falsas.

Las vacunas contra la COVID no tienen líneas celulares de embriones abortados

Esta desinformación es una de las más recurrentes que giran en torno a las vacunas contra la COVID-19. La Organización Mundial de la Salud (OMS), afirma que las vacunas no contienen estos componentes.

Para confirmar esta situación, se pueden revisar las fichas técnicas de las dosis, donde se puede ver que no cuentan con los citados componentes.

De acuerdo a las primeras verificaciones sobre este tema, este contenido comenzó a girar en torno a la vacuna de la marca AstraZeneca. Lo que ocurrió y conllevó a que se tergiverse la información es que en 1966 se usaron las células procedentes de un feto abortado por causas médicas, cuyo fin era duplicarlo para crear subcultivos de células donde se depure y seleccionen las necesarias que permitan crear vacunas.

La mayoría de las vacunas llevan un virus debilitado que es introducido al organismo para que el cuerpo aprenda cómo enfrentarlo.

Para tener este virus se requieren células, por ello es que se realiza todo este procedimiento. En ningún momento, las células que extrajeron en primera instancia en 1966 fueron usadas en vacunas, solo se las utilizó para crear un cultivo  que permita producir el virus y posteriormente la vacuna.

Bolivia Verifica ha desmentido en diferentes ocasiones esta desinformación (1, 2). Otras verificadoras como la española Maldita.es también chequearon este tema.

Las vacunas no son experimentales

Esta es otra desinformación utilizada recurrentemente por las personas o agrupaciones que se oponen a la vacunación. Según esta teoría, las vacunas que están siendo utilizadas para inmunizar a las personas contra la COVID-19 son experimentales. Esta versión es falsa.

Las vacunas no son experimentales, porque pasaron por todos los protocolos científicos y fases requeridas.

Las vacunas aprobadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) sí pasaron las fases establecidas para garantizar su seguridad y efectividad. La OMS tiene el procedimiento de listado de uso de emergencia (EUL) que evalúa la idoneidad de los productos sanitarios que todavía no están autorizados para su utilización durante emergencias de salud púbica, como los brotes de poliomielitis y de COVID-19.

Según la OMS, el procedimiento EUL es una “evaluación rigurosa” de los datos de los ensayos clínicos de fase II y fase III, así como otros datos relativos a la seguridad, la eficacia y la calidad de la fabricación.

Los datos se someten al examen de expertos independientes que analizan el conjunto actual de pruebas sobre la vacuna en proceso de estudio, los planes para supervisar su uso y los estudios futuros.

Es decir, las vacunas que fueron avaladas por la OMS en el listado de uso de emergencia sí pasaron por las diferentes fases que se exigen, por lo que no son experimentales y sí se tienen resultados de los estudios efectuados de las reacciones que pueden generar. También existen otras vacunas candidatas cuyo proceso de evaluación puede seguirse. 

Si quieres conocer cuáles son las fases de estudio que deben pasar las vacunas para su aprobación puedes ingresar aquí.  

Según explica la Organización Panamericana de la Salud (OPS), los inmunizantes contra la COVID-19 pudieron ser realizados en menor tiempo a comparación de otros,  porque utilizaron fórmulas y ensayos creados para anteriores vacunas, es decir, no se inició desde cero.

Además, debido a la gran preocupación que hubo en el mundo por la pandemia, los gobiernos se juntaron con financiadores y expertos para  acelerar el proceso de elaboración.

Se debe aclarar que las vacunas pasaron por todos los protocolos que requieren para ser aprobadas y avaladas. Bolivia Verifica desmintió anteriormente la desinformación sobre las supuestas vacunas experimentales.

Las vacunas no causaron miles de muertes ni “millones” de lesionados

Es otra versión que fue desmentida por Bolivia Verifica anteriormente (1, 2).

Los registros oficiales de diferentes países muestran que la mayoría de fallecidos por complicaciones a causa de la COVID-19, fueron personas que no lograron inmunizarse. 

La presencia de efectos secundarios después de que una persona fue inmunizada es normal, según explica la OPS.

“Los efectos secundarios habituales de una intensidad de leve moderada son un buen signo que nos indica que la vacuna está funcionando. No obstante, la ausencia de efectos secundarios no significa que la vacuna no sea eficaz, porque cada persona reacciona de forma distinta a las vacunas”, indica la OPS en su portal oficial. 

Algunos de los efectos secundarios típicos son dolor en el lugar de inyección, fiebre, cansancio, cefaleas, mialgias, escalofríos y diarrea. La probabilidad de que ocurran varía en función de cada vacuna. 

Las autoridades nacionales y los organismos internacionales, entre ellos la OMS, hacen un seguimiento del uso de estas vacunas a fin de detectar posibles efectos adversos inesperados.

Bolivia Verifica ya desmintió a otras personas identificadas como religiosas que predicaron tesis erradas sobre la vacunación que puedes ver en los siguientes enlaces (1, 2, 3).

En el caso específico, esta persona se identifica como pastor y médico, aunque no cuenta con el aval de la Iglesia católica como menciona.

En esta verificación pudimos constatar que las vacunas no tienen fetos abortados, no son experimentales ni hay miles de fallecidos o millones de lesionados a causa de la inmunización.

No son posturas de la Iglesia católica 

Si bien el hombre que aparece en el video dice ser un padre católico, esta no es una postura del Vaticano.

La Conferencia de presentación del Comunicado Final de la Mesa Redonda Internacional sobre la Vacunación del Vaticano que fue realizada en julio de 2021 indica que  “las vacunas deberían estar disponibles para todos y en todas partes, sin restricciones debidas a aspectos económicos, incluso en los países de bajos ingresos”.

En síntesis, la Iglesia católica sí está apoyando la vacunación contra la COVID-19, solicitando que esta sea igualitaria. 

Este contenido es elaborado con la colaboración de la OPS/OMS Bolivia.

¿Ya descargaste la nueva app de Bolivia Verifica? No te pierdas ninguna de nuestras publicaciones y ten información de calidad.

Descarga en IOS 📱—> https://apps.apple.com/bo/app/bolivia-verifica/id1542454083?l=en

Descarga en Google Play —> https://play.google.com/store/apps/details?id=com.bolivia.verifica