Cuatro teorías que desinforman sobre la vacunación en el área rural paceña – Bolivia Verifica
Cuatro teorías que desinforman sobre la vacunación en el área rural paceña

Bolivia Verifica

Somos un medio digital independiente sin fines de lucro ni tendencia política que se dedica a la verificación de noticias falsas (fake news) y del discurso público para luchar contra la desinformación y mejorar la participación democrática.

CoronavirusFalsoVerificación

Cuatro teorías que desinforman sobre la vacunación en el área rural paceña

Creencias religiosas y mitos sobre los efectos de la vacuna contra la COVID-19, son los motivos del rechazo de más de 15 comunidades en este departamento  

El director del Servicio Departamental de Salud de La Paz (Sedes), Mayber Aparicio, informó este 21 de octubre que diferentes comunidades enviaron notas expresando su rechazo a las vacunas contra la COVID-19. ¿Por qué no las quieren? Según indagó Bolivia Verifica, las razones son mitos y desinformaciones que circulan en la región andina, difundidas especialmente por grupos de carácter religioso.

Desde el Sedes La Paz,  informaron a Bolivia Verifica que son “varias” las causas, pero principalmente porque las personas en estas zonas rurales creen que se les está introduciendo “el diablo” o les ponen la “marca de la bestia” (666). Otros pobladores consideran que la vacuna les dejará “estériles” o que los convertirán en “hombres lobos”.

El Sedes no quiso dar los nombres de las comunidades para evitar la estigmatización, pero sí informó que son más de 15 localidades, todas de la región del altiplano, donde expresaron su rechazo a la inmunización.

El doctor Aparicio dijo que están en coordinaciones para recoger alrededor de 500 vacunas Jassen que son de la marca  Johnson & Johnson, según indicó a Página Siete.

¿Alguno de esos mitos tiene evidencia? No, ninguno es verdadero.

A continuación, te mostramos un análisis de algunos de estos mitos que circulan en el área rural de La Paz:

  • Al vacunarte no te colocan ninguna “marca”

Una de las mayores creencias que ha generado rechazo a las vacunas contra la COVID-19 en la zona del altiplano, es aquella que las relaciona con temáticas religiosas.

En estas regiones se difunde la versión que se inserta una “marca” o código al cuerpo por medio de las vacunas, situación que es relacionada con “el diablo”, según nos confirmaron desde el Sedes La Paz.

Esta teoría se basa en las versiones que circulan desde las redes sociales, donde se dice  que las vacunas contienen luciferasa o luciferina en porcentaje de 66.6 mililitros y que insertan microchips al cuerpo. Ambos datos son falsos.

El mito de las vacunas que tienen luciferina en porcentaje 66.6 mililitros circula por lo menos desde principios de año y fue desmentido anteriormente por Bolivia Verifica. La cifra de esta composición también se la relaciona con el número del nombre de “la marca de la bestia” que es 666.  

La desinformación refiere que en las vacunas hay un componente llamado “luciferina” o “luciferasa”, que supuestamente es “dañino” para el organismo, con el cual se inserta un “código” con el fin de “controlar” a la persona. El término es relacionado con uno de los nombres comunes del diablo, “Lucifer”.  

Al revisar la información disponible, encontramos que la luciferasa es en realidad una enzima que junto a la proteína luciferina, al oxígeno y otros químicos produce bioluminiscencia. Es decir, genera luz y comienza a brillar. Es una enzima que tienen algunos insectos como las luciérnagas, crustáceos y moluscos, según explica el Instituto de Ecología de México. No genera un supuesto código de barras o daña el organismo.

Revisamos las fichas técnicas de las vacunas contra la COVID-19 que son aplicadas en Bolivia como SinovacSinopharmPfizer, AstraZenecaJanssen y Sputnik V , sin que se encuentre esta enzima en alguna de sus composiciones.

  • ¿Cómo nace entonces esta desinformación?

Surgió a raíz de una patente de la empresa Moderna del año 2012. Lo que ocurre es que en la base de datos de Google Patents hay un documento identificado como «US20120251618A1» donde cita la sustancia “luciferina” y su uso en una composición de 66,6 mililitros de fosfatos

En realidad, se trata de un aval que recoge diferentes mecanismos desarrollados por esta farmacéutica para la “entrega y formulación de ácidos nucleicos modificados”, no para alguna clase de vacuna.

En el caso específico de esta enzima, la patente menciona que es de una prueba de campo realizada con ratones como parte de la efectividad de este método para favorecer la expresión de proteínas. No se relacionan con ninguna vacuna.  Además, las dosis de las vacunas de Moderna ni siquiera llegaron al país.

  • La teoría del chip

La segunda desinformación se refiere a la introducción en el cuerpo de un microchip cuando la persona es vacunada. Esta es otra falsedad que ya fue desmentida por Bolivia Verifica.

En la desinformación se asegura que inyectan en el cuerpo un microchip que permitirá el rastreo de las personas por medio de las antenas “5G”. Esta versión también es falsa.

Entidades internacionales como la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos han desmentido esta teoría, a la vez, explican la función de los inmunizantes:

“Las vacunas actúan estimulando la producción de anticuerpos de su sistema inmunitario, de la misma forma que lo haría si se viera expuesto a la enfermedad. Después de vacunarse, desarrolla inmunidad a esa enfermedad sin tener que padecerla antes”, informan los CDC en su sitio web.

En las fichas técnicas de las vacunas no figura ningún microchip ni en alguna prueba de control de las dosis se reportó algo que dé pie a pensar en este extremo ¿Cómo surgió entonces?

Esta versión surge en marzo de 2020, por un post en la plataforma digital Reddit, del empresario estadounidense Bill Gates, cofundador de Microsoft, quien afirmó en ese entonces que para un mejor seguimiento de la transmisión del virus “eventualmente tendrán algún tipo de certificados digitales para ver quién se ha recuperado o ha recibido una prueba recientemente, o cuando esté disponible una vacuna, saber quién la ha recibido”.

Esta declaración fue utilizada por organizaciones que estaban en contra de las vacunas para sustentar su teoría, tergiversando el tenor de las palabras de Bill Gates.

Grupos a nivel internacional que se oponen a las vacunas tergiversaron las palabras de Gates e indicaron que el empresario planteó la colocación de un microchip.

En realidad, en esa oportunidad, Gates mencionó la posibilidad de tener “eventualmente” un “certificado digital” para los registros de salud, pero no dijo que estos certificados serían “implantes de microchips”. Este fue el intercambio en Reddit:

“P: ¿Qué cambios vamos a tener que hacer en la forma en que operan las empresas para mantener nuestra economía y que al mismo tiempo haya distanciamiento social?”.

Bill Gates: “La cuestión de qué empresas deberían continuar es complicada. Ciertamente, la provisión de alimentos y el sistema de salud. Todavía necesitamos agua, electricidad e internet. Se deben mantener las cadenas de suministro para cosas críticas. Los países todavía están descubriendo qué seguir corriendo. Eventualmente, tendremos algunos certificados digitales para mostrar quién se recuperó o se hizo la prueba recientemente o cuándo tengamos una vacuna: quien la recibió”.

También se debe aclarar que en Bolivia aún no se tiene instalada la tecnología 5G. 

Como puede evidenciarse, estas versiones son falsas.

Sobre el tema de los metales pesados, los grupos que se oponen a las vacunas, compartían videos de personas que supuestamente fueron inmunizadas y que podían adherir objetos metálicos en su cuerpo, en la zona donde les pincharon.

En el siguiente video realizado por Bolivia Verifica también se desmintió el fenómeno del supuesto imán y la lectura del código de barras por “microchips”.

 

  • ¿Cómo se relacionó con temas religiosos?

La teoría de la inserción de sustancias extrañas o microchips para privar a la persona de su libertad o controlarla, fue asociada por grupos religiosos con libros de la Biblia como el Apocalipsis.

En el último pasaje del Apocalipsis, se menciona que los seguidores del Anticristo tendrán “una marca” que será de “la bestia”.

Además, algunas sectas religiosas mencionan que en el “final de los tiempos”, las personas comprarán y venderán sin necesidad del dinero, porque “se implantarán microchips” para esta finalidad.

Estas teorías refieren que aquellas personas que tengan el supuesto microchip serán “controladas y gobernadas” por el Anticristo y su destino será perecer junto a este, cuando se dé la segunda venida de Jesucristo.

Pese a que la Iglesia católica y otras entidades religiosas alientan a la vacunación, existen algunos grupos o sectas que difunden este tipo de teorías.

  • Las vacunas no te dejan estéril

Otra desinformación que circula en áreas rurales del altiplano paceño es que las vacunas dejan “estériles” a los hombres.

Este aspecto es falso. La OPS y expertos en salud han desmentido tal extremo. Bolivia Verifica chequeó este tema anteriormente.

Lo que hacen las vacunas es enseñar al cuerpo, mediante diferentes métodos (vector viral, virus desactivado y ARN mensajero), a que sepa cómo enfrentar y vencer al virus Sars-CoV-2. No influyen de ninguna manera en los órganos reproductivos, afirman la OMS y la OPS.

No existe reporte alguno en el mundo, de que una persona vacunada contra el coronavirus se hubiese quedado estéril. 

Aunque no se sabe con exactitud cómo surgió esta desinformación, se tienen algunos precedentes. En un reportaje realizado por el portal internacional Vice Noticias sobre el comportamiento de la pandemia y la desinformación en Bolivia, el epidemiólogo René Soria Saucedo contó una posible razón.

Relató que las personas tienen una gran desconfianza al sistema de salud, esta situación se debe a que en las décadas  de los 50 y 60 hubo una campaña, proveniente de Estados Unidos, que buscaba disminuir la mortalidad materna e infantil, por ello, comenzaron a distribuir anticonceptivos en áreas rurales.

“La percepción de la gente fue ‘listo, nos quieren esterilizar, quieren tomar nuestro país’. Esa lógica comenzó a crecer y la resistencia contra el sistema de salud sigue latente”, afirmó.

  • La teoría del “hombre lobo”

Otra desinformación que derivó en el rechazo a las vacunas es la teoría de la transformación en “hombre lobo”.

Esta falsedad circula en diferentes regiones del país. Las supuestas pruebas de esta teoría fueron desmentidas en junio de 2021 por Bolivia Verifica.

En aquella oportunidad, se identificó que la desinformación circulaba en comunidades rurales del norte del departamento de Potosí, e incluso se la difundía en quechua.

En esa verificación se explica que los videos y audios que supuestamente confirmaban esta teoría son falsos. La imagen del supuesto hombre lobo que se utilizaba para compartir esta desinformación, no fue tomada en Potosí u otra región del país, sino en un taller artístico de Arizona-Estados Unidos.

También se evidenció que estas imágenes no eran de una persona afectada por la vacuna, sino de un muñeco. Si quieres ver más detalles de esa verificación, puedes ingresar aquí.  

La única finalidad de las vacunas es reducir la probabilidad de que las personas se contagien, ingresen a terapias intensivas y lleguen a fallecer.

Como ninguna vacuna es 100% efectiva y hay grupos de personas que no pueden vacunarse por alguna condición patológica, es necesario que la mayoría de la población se inmunice, siendo esta la mayor la protección.

Este contenido es elaborado con la colaboración de la OPS/OMS Bolivia.

¿Ya descargaste la nueva app de Bolivia Verifica? No te pierdas ninguna de nuestras publicaciones y ten información de calidad.

Descarga en IOS 📱—> https://apps.apple.com/bo/app/bolivia-verifica/id1542454083?l=en

Descarga en Google Play —> https://play.google.com/store/apps/details?id=com.bolivia.verifica