Temores por rumores que dificultan la vacunación en el área rural boliviana – Bolivia Verifica
Temores por rumores que dificultan la vacunación en el área rural boliviana

Bolivia Verifica

Somos un medio digital independiente sin fines de lucro ni tendencia política que se dedica a la verificación de noticias falsas (fake news) y del discurso público para luchar contra la desinformación y mejorar la participación democrática.

CoronavirusExplicador

Temores por rumores que dificultan la vacunación en el área rural boliviana

La creencia de que la vacuna es dañina por ser “no natural” y otras teorías que cuestionan la existencia del virus que provoca la COVID-19, impiden que pobladores de comunidades indígenas en oriente como en occidente del país accedan a la inmunización

Por Marcelo Blanco

Mitos y teorías conspirativas sobre el coronavirus han provocado que la vacunación en áreas rurales de Bolivia no obtenga la respuesta esperada.

Bolivia Verifica habló con dos líderes indígenas, una del occidente y otra del oriente, para consultar qué rumores y desinformaciones circulan en las comunidades que prefieren no inmunizarse.

Los entrevistados explicaron que además de la desinformación sobre las vacunas, hay miedos y conclusiones sin sustento que dificultan los procesos de vacunación en las personas.

Bolivia Verifica habló con la coordinadora de fortalecimiento político de los pueblos indígenas de la Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (CAOI), Arminda Velasco, y con el presidente de la Central de Pueblos Indígenas del Beni, cacique Abdón Justiniano.

Ambos contaron el pensar que tienen los pobladores en el área rural y por qué deciden no vacunarse, fuera de los desinformaciones de los microchips, magnetismo y demás.

Relato de Arminda Velasco

Quien comenzó como autoridad del Jacha Suyu Pacajes, luego del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq), ahora del CAOI, cuenta que en sus visitas por pueblos, comunidades y zonas, ha escuchado hablar sobre la pandemia.

En estas visitas, Velasco identificó que en esas regiones existe desconfianza, falta de información y creencias que los inclina a decidir no inocularse contra la COVID-19.

Para iniciar, relata que en zonas alejadas “no conocen mucho” de la pandemia, no vieron de cerca los casos y por ello,  no ven necesario inmunizarse.

Incluso, dicen estar “bien” porque se alimentan a base de lo que cosechan. También indican que las personas del área urbana se enferman porque consumen alimentos que no son naturales.

A continuación podrás escuchar su testimonio:

Según narra Velasco,  hay personas que no creen en el coronavirus. Algunos piensan que es un virus creado por el hombre y por tanto es malo, otros creen que si es una enfermedad natural es algo positivo que se debe dejar surgir. Escucha lo que Velasco relata al respecto:

Con todo lo expuesto, los pobladores del área rural ¿han aceptado la vacunación?, Velasco responde que hay algunos que sí, pero hay otros que aún se resisten.

La razón principal,  por la que no quieran vacunarse, según relata Velasco, es porque creen firmemente que la vacuna no es natural y al no serlo, puede causarles algún tipo de malestar o reacción adversa a su salud.

Escucha su declaración:

Desmitificando teorías sobre la existencia del virus y los efectos de las vacunas

El virus SARS-CoV-2 que provoca la COVID-19 sí existe. Hay estudios que publicaron imágenes microscópicas que muestran cómo es el virus que provoca esta enfermedad. Una de estas imágenes fue registrada el año 2020 cuando virólogos del  Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas Lazzaro Spallanzani de Roma en Italia aislaron el virus con el fin de desarrollar un tratamiento.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) presentó la cronología de la pandemia, el 12 de enero de 2020, confirmando que China publicó el primer análisis del virus del Sars-CoV-2 secuenciado para recoger datos que ayuden a saber cómo enfrentarlo.

A continuación, se puede ver una imagen tomada por el Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas Lazzaro Spallanzani de Italia de febrero de 2020 que muestra cómo es el virus que provoca la COVID-19.

Publicación del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas Lazzaro Spallanzani de febrero de 2020. Getty Images.

Sobre los efectos secundarios que puedan generar la vacuna, son mínimos si se comparan con los beneficios que brinda la inmunización. La presencia de efectos secundarios después de que una persona fue inmunizada es normal, según explica la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

“Los efectos secundarios habituales de una intensidad de leve moderada son un buen signo que nos indica que la vacuna está funcionando. No obstante, la ausencia de efectos secundarios no significa que la vacuna no sea eficaz, porque cada persona reacciona de forma distinta a las vacunas”, indica la OPS en su portal oficial.

Algunos de los efectos secundarios típicos son: dolor en el lugar de inyección, fiebre, cansancio, cefaleas, mialgias, escalofríos y diarrea. La probabilidad de que uno de estos efectos ocurra varía en función de cada vacuna.

¿Cómo es el panorama en el oriente del país?

El cacique Abdón Justiniano en contacto con Bolivia Verifica habló también sobre la resistencia a la vacunación en pueblos indígenas del oriente boliviano.

Afirma que las personas no quieren vacunarse porque no lo ven necesario, teniendo mayor confianza en los remedios caseros.

El cacique Justiniano, al ser consultado sobre qué campaña se refería, contestó que es una teoría “conspiranoica”.

Relata que la campaña es “de las farmacéuticas” para generar ingresos a base de las personas más vulnerables. Menciona que todo es un “monopolio” y que los hospitales reciben porcentaje de dinero por cada reporte de paciente diagnosticado con COVID-19.

Aquí puedes escuchar lo que dijo el cacique:

El cacique menciona que la pandemia es parte de un “plan” para “sacar dinero” a las personas.

No hay ningún impuesto por la vacuna

Si bien es cierto que el costo de internación de una persona en la unidad de terapia intensiva (UTI) es elevado, el objetivo de las vacunas es evitar que los pobladores lleguen a una hospitalización.

El cacique Abdón Justiniano refiere que las vacunas salen “de los impuestos” y por ende, del bolsillo de las personas.

Es cierto que los impuestos salen de la población, pero en ningún momento, se anunció en Bolivia que se agregará un importe para el pago de las vacunas.

Los aportes impositivos siguen siendo los mismos, por tanto, el monto que pagan los contribuyentes no tuvo ninguna modificación por la vacunación, situación que puede comprobarse al revisar el sistema tributario

Las vacunas contra la COVID-19 son gratuitas para los pobladores en todo el territorio boliviano.  Su función es evitar que la enfermedad se agrave. Además, hay vacunas que llegaron al país por medio del mecanismo Covax y que no representaron un costo económico al Estado. 

El país recibió más de 1.429 millones de vacunas por este mecanismo internacional.

El mecanismo Covax en Latinoamérica trabaja junto a la OPS, instancia que tiene un fondo rotatorio que funciona por más de 40 años, del que países como Bolivia son beneficiarios. Si quieres saber más sobre el mecanismo Covax puedes ingresar aquí

Otra teoría que nos indicó el cacique Justiniano es que cada hospital recibe una recompensa económica por el reporte de algún paciente con coronavirus. Esta versión es falsa.

La OMS no paga a los hospitales por cada paciente con coronavirus. Esta teoría surge porque la OMS creó en marzo de 2020 el Fondo de Respuesta Solidaria a la COVID-19, que consiste en “prevenir, detectar y responder a la pandemia”. Este fondo está compuesto por donaciones internacionales.

Dicho organismo aclara en su portal web que los recursos de este fondo se utilizan para los siguientes objetivos: poner en marcha actividades para rastrear el virus y comprender su propagación, velar porque los pacientes reciban la atención que necesitan; comprar y expedir suministros esenciales para los trabajadores de primera línea.

Este fondo internacional no está dirigido al pago de hospitales y médicos por el registro de pacientes con coronavirus.

La medicina tradicional no te cura del coronavirus 

La medicina tradicional tiene una serie de beneficios si es bien utilizada, pero esta no previene ni evita el contagio de COVID-19. 

La OMS refiere que existen “algunas soluciones” de la medicina tradicional o remedios caseros que pueden resultar reconfortantes y aliviar los síntomas leves de la COVID-19, pero “hasta ahora ningún medicamento ha demostrado prevenir o curar esta enfermedad”, según señala en un  informe

Sí es real que la OMS está efectuando ensayos clínicos de medicinas tradicionales contra la COVID-19, especialmente en África, pero todavía no se tienen resultados. Tampoco existe un medicamento específico que prevenga o cure del coronavirus. 

La OMS también encabeza el ensayo “Solidaridad “ sobre tratamientos contra la COVID-19.  “Este es un gran ensayo aleatorizado controlado de alcance mundial que está diseñado para proporcionar resultados sólidos sobre si un fármaco puede salvar vidas en personas hospitalizadas con COVID-19 grave o crítica”, explica en su sitio oficial.

Si bien se están estudiando una serie de medicamentos, ninguno ha recibido aún el aval de este organismo. 

Tanto la OMS como la OPS no recomiendan automedicarse. 

Los riesgos de no vacunarse

La agencia de salud de la Organización de Naciones Unidas (ONU) alerta que “cuanto más se propague el virus, mayor será la posibilidad de que haya nuevas mutaciones” que a su vez, pueden ser más contagiosas o potencialmente peligrosas.

Los rebrotes se dan porque en algún sector, una persona con el virus contagia a otras y así este se vuelve a viralizar por el área, siendo las vacunas una herramienta importante para frenar la transmisión.

Las variantes son mutaciones del virus original que se crean luego de que este haya sido transmitido a una gran cantidad de personas.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), existen cuatro variantes que  preocupan: Delta, gamma, beta y alpha.

Sin embargo, de momento, ninguna ha logrado ser inmune a las vacunas, aunque sí reducen el porcentaje de efectividad.

Por todo lo expuesto, es importante que las personas se vacunen contra la COVID-19, para evitar una mayor transmisión del virus.

Este contenido es elaborado con la colaboración de la OPS/OMS Bolivia.

¿Ya descargaste la nueva app de Bolivia Verifica? No te pierdas ninguna de nuestras publicaciones y ten información de calidad.

Descarga en IOS 📱—> https://apps.apple.com/bo/app/bolivia-verifica/id1542454083?l=en

Descarga en Google Play —> https://play.google.com/store/apps/details?id=com.bolivia.verifica