Recomiendan hacer prueba rápida para COVID-19 con asistencia médica – Bolivia Verifica
Recomiendan hacer prueba rápida para COVID-19 con asistencia médica

Bolivia Verifica

Somos un medio digital sin fines de lucro ni tendencia política que se dedica a la verificación de noticias falsas (fake news) y del discurso público para luchar contra la desinformación y mejorar la participación democrática.

Explicador

Recomiendan hacer prueba rápida para COVID-19 con asistencia médica

Compártelo por:

Las pruebas rápidas para detectar el coronavirus se adquieren en farmacias y supermercados y son fáciles de usar, pero no totalmente confiables

Por redes sociales se difunde diversa información sobre las pruebas rápidas para detectar el COVID-19, las mismas se comercializan vía pedidos online, o bien en farmacias, supermercados y micro mercados. Los precios van desde 90 hasta los 300 bolivianos; pero los resultados pueden ser engañosos para quienes busquen descartar o confirmar que tienen COVID-19, te explicamos por qué:

La responsable de Laboratorios en Chuquisaca, Isabel Arrazola Delgadillo, explicó que si una persona decide tomarse la prueba rápida por su cuenta, sin asesoramiento médico, puede confundirse más. Las pruebas rápidas son las que registran más falsos positivos o falsos negativos.

Las pruebas rápidas son de dos tipos, una es muestra vía nasofaringe y otra es por gota de sangre capilar, extraída con un pinchazo en el dedo. Ambas detectan la cantidad de anticuerpos que pueda tener una persona. Según la química, las pruebas rápidas detectan el anticuerpo entre los 7 a 10 días que la persona cumple de llevar el virus en su cuerpo “Si uno empieza a enfermar, a los 7 o 10 días de la enfermedad empieza a subir la IGM, la inmunoglobulina y empieza a desaparecer el día 21, y la IGG empieza el día 17 y dura hasta 34 o más días, dependiendo del grado de la enfermedad”, explicó.

Arrazola dijo que una persona no puede hacerse la prueba en cualquier etapa de la enfermedad, puede pasar que se esté iniciando la infección y la prueba de negativo y luego de unos días el paciente que creyó que no tenía el virus presente síntomas agudos, por ese tipo de casos es que se recomienda que toda prueba deba realizarse con asesoramiento médico, o bien solo en laboratorios permitidos.

Si un paciente presenta síntomas leves, un poco de fiebre y la prueba rápida da negativo, podría fiarse del resultado y terminar contagiando a quienes le rodeen. Por esa razón es que se dice que es mejor que un médico programe una “prueba PCR que tiene escaso margen de error y tiene un 97% de garantía, ya que trabaja con el ARN del virus, por eso es mucho más específica porque trabaja al nivel de biología molecular”, explicó.

La médica recordó que cuando una persona ha estado en contacto con otra infectada, los síntomas del posible contagio aparecen siete días después y recomendó que si uno sospecha de estar con el virus debe acudir a consulta de manera urgente y responsable. “Se dan casos en los que las personas no presentan síntomas o pasaron el Coronavirus sin molestias, pero contagiaron, la presencia alta, baja o media de anticuerpos ya es una señal de presencia COVID, hay muchos elementos que solo un especialista puede analizar, aunque las pruebas rápidas lleven instrucciones de uso”, remarcó.

Por su parte, la responsable de Laboratorios del Servicio Departamental de Salud, Sedes Cochabamba, Shirley Lazcano, informó que existen importadoras en Santa Cruz que se encargan de vender las pruebas rápidas, algunas bajo supervisión médica. En Cochabamba se prohibió la venta libre de pruebas y existe una lista de laboratorios autorizados para la toma de las mismas.

Bolivia Verifica hizo un rastreo en las farmacias más conocidas en Cochabamba y comprobó que existen pruebas rápidas a la venta desde 90 bolivianos, en algunos sitios se vende por unidad, en cadenas farmacéuticas se comercializan paquete de 25 pruebas a 4.000 bolivianos la prueba Acrobiotec.

Lazcano coincidió con Arrazola al afirmar que las pruebas rápidas no son determinantes y esa es la razón principal para que los pacientes no se las tomen por su cuenta, sino que lo hagan con supervisión médica.