Engañoso discurso del exministro Sánchez Berzaín sobre supuesto fraude electoral – Bolivia Verifica
Engañoso discurso del exministro Sánchez Berzaín sobre supuesto fraude electoral

Bolivia Verifica

Somos un medio digital independiente sin fines de lucro ni tendencia política que se dedica a la verificación de noticias falsas (fake news) y del discurso público para luchar contra la desinformación y mejorar la participación democrática.

DiscursoEleccionesEngañoso

Engañoso discurso del exministro Sánchez Berzaín sobre supuesto fraude electoral

El político radicado en Estados Unidos escribió un artículo de opinión que fue publicado en diferentes medios de comunicación internacionales. Encontramos una serie de datos engañosos

El artículo de Sánchez Berzaín sobre estas elecciones, en su publicación en el periódico digital Infobae.

“A las puertas de otro fraude electoral en Bolivia”, es el titular de un artículo de opinión publicado el 4 de marzo de 2021 en diferentes medios de comunicación internacionales, mismo que está firmado por el exministro Carlos Sánchez Berzaín, quien fue parte de los dos gobiernos de Gonzalo Sánchez de Lozada y que huyó del país luego de los conflictos de octubre de 2003, que terminaron con la renuncia del entonces presidente como la muerte de 63 personas. Al hacer una revisión de los datos expuestos por Sánchez Berzaín podemos constatar que se trata de un discurso engañoso.

En este artículo, el exministro cita una serie de datos, con los que fundamenta el porqué en estas elecciones subnacionales habrá un “fraude electoral”.

A continuación desglosamos los principales puntos de este artículo.

1.- Engañoso: “El incremento del 99,26% de inscritos y votantes en relación al crecimiento de solo el 22,51% de la población de 2005 a 2019, periodo en que han duplicado los inscritos en el padrón electoral”.

Según el exministro Sánchez Berzaín, el número de inscritos se ha “duplicado”. El padrón electoral es el sistema de registro biométrico de todos los ciudadanos bolivianos en edad de votar, y de los extranjeros habilitados por ley para ejercer su derecho al voto.

Según el Censo de 2001 del Instituto Nacional de Estadística (INE), Bolivia tenía más del 10% de su población indocumentada, es decir, ciudadanos imposibilitados de ejercer sus derechos.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE), sobre el particular explica en su portal web que en el Censo de 2012, el índice de indocumentados bajó a 3,5%, “situación que se ve reflejada en el Padrón Electoral”.

El índice de subregistro electoral en el año 2005 alcanzaba un 27,8%, que es alrededor de 1.5 millones de ciudadanos excluidos para ejercer sus derechos políticos.

“Actualmente -2021- el índice de subregistro electoral es de 4,9%”, se explica en el portal oficial del Órgano Electoral Plurinacional (OEP), respecto al Padrón Biométrico.

Un detalle particular es que “nunca” el padrón electoral boliviano superó la proyección de población votante establecida por el INE, explicó la vicepresidenta del TSE María Angélica Ruiz en un conversatorio virtual realizado en 2020.

Ruiz explicó que además el censo captura los datos de la población en un determinado momento, dando una fotografía de la situación de ese periodo, a partir de la cual se efectúan proyecciones, cuya importancia tiene un “carácter referencial”.

En cambio, según la explicación de Ruiz, el Padrón Electoral “capta la información de manera longitudinal y de manera real con la presencia física de todo empadronado”.

En resumen, el Padrón Electoral sí tuvo un crecimiento importante, al existir cada vez más ciudadanos documentados y, a la vez, mayor cantidad de registros en el padrón electoral de las personas en edad de votar, aunque no estuvo por encima de la proyección del INE.

Según los datos del TSE, el 96% de los ciudadanos en edad de votar en todo el país, es parte del padrón electoral.

En la siguiente gráfica puede verse una comparación entre la proyección del INE con el Padrón Electoral.

Comparación de la proyección del INE en población mayor de 18 años con los datos del Padrón Electoral. Fuente: OEP.

2.- Engañoso: “En las elecciones generales de 2005 con una población de 9.229.155 habitantes habían 3.671.152 inscritos y votaron 3.102.417. En las elecciones generales de 2009 -luego de más de tres años de gobierno de Evo Morales- la población creció a 9.572.893 habitantes un incremento del 3,72%, pero el número de inscritos en el padrón aumentó 40.9% a 4.948.823. Para las elecciones de 2014 los inscritos subieron a 6.243.138 lo que representa un incremento del 70% del padrón electoral con relación al año 2005 con un crecimiento poblacional del 15% pues la población llegó ese año a 10.665.941. Para las elecciones de 2019 el padrón electoral aumentó los inscritos en 99,26% con relación a 2005”.

Sí, en las elecciones de 2005 estaban registradas 3.671.152 personas y votaron 3.102.417, pero el crecimiento al que hace referencia el exministro tiene una explicación, además que existen datos que él cita que no concuerdan con los registros oficiales.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) presentó a la ciudadanía en noviembre de 2020 el documento “Evolución histórica del crecimiento del Padrón Electoral. Mitos y Realidades”.

En este informe se muestra que de 1990 a 1999 se registraron por primera vez 751.444 ciudadanos.  En el periodo del 2000 al 2008 fueron registradas por primera vez 673.910 personas.

Todas estas personas al no tener sus cédulas ni algún otro registro de identidad, no participaban de los procesos electorales anteriores, pese a tener la mayoría de edad para hacerlo.

“En esas dos décadas no existía el empadronamiento permanente y por tanto la accesibilidad al registro electoral era limitada a los empadronamientos masivos, en los cuales no se garantizaba una cobertura longitudinal, debido a las limitaciones de integración caminera y logísticos”, indica este informe.

En el artículo de Sánchez Berzaín se menciona que en las elecciones de 2009 el número de registrados en el padrón era de 4.948.823 lo que representó un crecimiento del 40.9%.

En realidad, para las elecciones de 2009 el registro llegaba a 5.138.583 de personas con un crecimiento de 1.247.186 inscritos.

“Este incremento se debió al desplazamiento de las brigadas móviles que permitieron la captura de datos biométricos de manera presencial a nivel nacional”, dice el informe del TSE.

El Informe Final de la Misión de Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) de abril de 2010 señala que “según las proyecciones del INE la población de Bolivia es de 10.426.000 habitantes, de los cuales 5.947.000 son mayores de edad”.

El informe de la Misión de la OEA refería que tomando como base las proyecciones del INE, 887.374 personas “no ejercieron sus derechos políticos”, lo que representaba el 15% de mayores de 18 años.

Entonces, sí creció el padrón, pero este es relativo con las proyecciones del INE, no está por encima, incluso la Misión de la OEA observó que hacía falta empadronar a las más de 800 mil personas que no habían podido ejercer sus derechos políticos.

Respecto a las elecciones de 2019, se llegó a tener 6.974.363 ciudadanos habilitados para votar, mientras que la población estimada mayor de 18 años, según el INE, era de 7.296.184, es decir, todavía se tiene un subregistro de 321.821 personas que no ejercen su derecho al voto. (Ver cuadro).

Pese a este crecimiento que se tiene en el registro biométrico que el mismo Sánchez resalta, todavía había una cantidad importante de personas, que tomando las proyecciones del INE, no habían sido registradas.

¿Qué observó entonces la OEA en 2019? El informe de la Misión de la OEA de las elecciones generales de 2019 refería que “hubo manipulación dolosa e irregularidades graves que imposibilitan validar los resultados”.

El informe señala que desde el día de la elección que fue el 20 de octubre de 2019 “las manipulaciones e irregularidades señaladas no permitieron tener certeza sobre el margen de victoria del candidato (Evo) Morales sobre el candidato (Carlos) Mesa”.

Entre las “acciones deliberadas que buscaron manipular el resultado de la elección”, el documento menciona la “paralización intencional y arbitraria, sin fundamentos técnicos, del Sistema de Transmisión de Resultados Preliminares (TREP)”, conocido como conteo rápido. Sin embargo, este informe “no cuestiona la integridad y confiabilidad del padrón”, responde el TSE.

3.- Engañoso: “Los datos de identificación de las personas en Bolivia ¡no coinciden con los del padrón electoral! El Servicio de Identificación Personal (Segip) ‘buscó contrastar el padrón del Tribunal Electoral con su datos’ el año pasado, para reducir la posibilidad de fraude electoral en las elecciones 2020 luego del fraude probado en las elecciones 2019. De acuerdo a información del diario El Deber solo contrastaron 413.082 registros, o sea el 5,6% del padrón electoral por negativa del Tribunal Supremo Electoral (TSE). Discrepancia entre el número de ciudadanos identificados y el de inscritos en el padrón electoral es fraude”.

El Padrón Biométrico es asociado con el registro civil, “en un alto grado de coincidencia”, cita el informe del OEP. El sistema fue auditado en 2017 por la OEA, organismo que le otorgó un 98.9% de confiabilidad.

Toda la infraestructura de Padrón Electoral Biométrico fue auditada en diciembre de 2020 por la empresa Dreamlab Technologies durante la etapa de empadronamiento masivo dispuesto por ley,  concluyendo que “es segura”.

“No existe posibilidad de manipulación alguna ni bloque de datos alterno, técnicamente reservado, con acceso privilegiado, restringido y secreto dentro de la infraestructura”, dice el informe de la auditoría.

Sí existió el 2020 una solicitud del Servicio General de Identificación Personal (Segip), para contrastar los datos del padrón, misma que fue rechazada por el TSE, como precisamente señalaba una nota de El Deber.

El Órgano Electoral respondió con dos cartas indicando que la Constitución Política del Estado  en su artículo 208 advierte: “que el TSE es responsable de organizar, administrar y ejecutar los procesos electorales y proclamar resultados, garantizar que el sufragio se ejercite efectivamente, y que es su función organizar y administrar el registro civil y el padrón electoral”.

El OEP rechazó esta solicitud con el argumento de hacer valer su independencia, en cumplimiento a lo que dicta la misma Constitución.

4.- Engañoso: “Organizaciones ciudadanas han solicitado publica e insistentemente al TSE la auditoría del padrón electoral y han denunciado fraude en las elecciones de octubre 2019. Los resultados son persecuciones con juicios penales de extorsión como el aplicado al abogado Jorge Valda y un TSE al servicio del régimen”.

Efectivamente, existen las solicitudes de auditoría al padrón electoral por diferentes activistas y grupos ciudadanos, pero la respuesta del TSE es que la misma ya fue realizada por la OEA.

Sobre el caso del abogado del Comité Cívico de Santa Cruz Jorge Valda, su proceso fue por  un caso de legitimación de ganancias abierto en 2017 en la ciudad de La Paz, según puede constarse en diferentes notas de prensa. Este caso no tiene ninguna relación con el proceso electoral.

Por otro lado, según explicamos en una verificación anterior, la información total del padrón electoral no puede entregarse organizaciones civiles o particulares, porque la Ley 018 del Órgano Electoral no lo permite. El TSE se ampara en los artículos 72,76 y 79 de la Ley 018.

5.- Engañoso: “La absoluta y reiterada negación del TSE a permitir la revisión del padrón electoral y atender solicitudes de investigación lo ha puesto en situación de ‘desconfianza pública’ e incumplimiento de deberes y Transparencia Bolivia ya ha solicitado su procesamiento y destitución por faltas gravísimas, pero el detalle es que eso no sucederá porque no hay jueces imparciales”.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) decidió permitir desde agosto de 2020 el acceso público al Laboratorio de Integridad Electoral. En cada departamento del país fueron habilitados los laboratorios para que cualquier ciudadano o fuerza política pueda hacer una revisión. “Si tú vas a un laboratorio –de integridad electoral- puedes verificar que tu firma y huella digital es la misma”, afirmó anteriormente Mavel Bilbao, comunicadora del TSE. De igual forma, se puede observar la firma y huella de cualquier otro ciudadano. Sin embargo esta información no puede ser entregada.

Si quieres saber más del por qué no pueden entregarse los datos del Padrón Electoral a particulares puedes ingresar a anteriores verificaciones aquí o aquí.

 

¿Ya descargaste la nueva app de Bolivia Verifica? No te pierdas ninguna de nuestras publicaciones y ten información de calidad.

Descarga en IOS 📱—> https://apps.apple.com/bo/app/bolivia-verifica/id1542454083?l=en

Descarga en Google Play —> https://play.google.com/store/apps/details?id=com.bolivia.verifica