Bolivia en tiempos de COVID-19: cuatro meses desde el caso 0 – Bolivia Verifica
Bolivia en tiempos de COVID-19: cuatro meses desde el caso 0

Bolivia Verifica

Somos un medio digital sin fines de lucro ni tendencia política que se dedica a la verificación de noticias falsas (fake news) y del discurso público para luchar contra la desinformación y mejorar la participación democrática.

ExplicadorVirales

Bolivia en tiempos de COVID-19: cuatro meses desde el caso 0

Compártelo por:

Bolivia cumple cuatro meses desde que se detectó el primer caso de coronavirus en el país. ¿Qué ha pasado desde entonces?, ¿cómo se ha transformado la vida de los bolivianos?, ¿cuántos cambios de autoridades hemos tenido?, ¿qué casos de corrupción han sido denunciados?, ¿cuánto de dinero ha ingresado para la emergencia?

Bolivia Verifica te presenta un informe de los 123 días de embate de coronavirus en tierra boliviana.

Detrás de las cifras que no dejan de crecer hay familias afligidas que peregrinan con un familiar enfermo, hay anécdotas de recuperación y llanto desconsolado de pérdida. Nos gustaría contarte cada uno de los casos que componen las cifras en el país pero resulta imposible. Te presentamos sin embargo una selección de casos que han sobresalido en las redes sociales y que de alguna manera ilustran las distintas caras de la lucha.

  • El calvario de la paciente cero: Estigma, miedo e ignorancia. Las sirenas de una ambulancia que no puede pasar ante cercos de personas e incluso de funcionarios de salud, marcan el inicio del coronavirus en Bolivia. Incredulidad, desconocimiento y tosquedad. La paciente cero, una mujer proveniente de Italia que pretendía vacacionar con sus familiares en el municipio de San Carlos en el departamento de Santa Cruz fue víctima de una serie de versiones que lograban lo que no había hecho la enfermedad en su cuerpo… matarla socialmente. Diagnosticada como positivo el 10 de marzo, pasó del centro médico Ichilo de San Carlos a deambular en ambulancia por siete hospitales y postas sanitarias antes de ser atendida. Fue dada de alta el 5 de mayo.  
  • El sacerdote que murió y resucitó en las redes: “Buenas tardes, les cuento que el padre que estaba internado falleció”, decía un rumor letal que avanzaba más rápido que el mismo virus. Al paciente cero de Tarija lo daban por muerto el 1 de abril en las redes sociales. Al culminar la jornada, el Comité Operativo de Emergencias Departamental aclaró que el religioso se encontraba en terapia intensiva, pero estable ¡Resucitó! En realidad nunca había muerto. El sacerdote fue dado de alta el 15 de mayo del hospital San Juan de Dios entre aplausos y vítores, con la mano abierta con un mensaje de esperanza tras 45 días de internación.
  • La enfermera que perdió la batalla: No hay indemnización que sepulte el vacío. La madrugada del 16 de abril, Bolivia amaneció descontado de sus filas médicas a una enfermera de Roboré que perdió la vida tras luchar contra el coronavirus en el hospital de la Pampa de la Isla. “Ayúdeme por favor que las indemnicen a mis hijas, me estoy muriendo, acá me están atendiendo muy lento, muy tarde”, se oye en un desgarrador audio que dejó la enfermera antes de morir, dejando al descubierto la vulnerabilidad del personal médico en primera línea de batalla y la precariedad del sistema sanitario que no brindó las condiciones de bioseguridad oportunas.
  • El secretario que lidera la lucha: El rostro más visible en el momento más difícil. El secretario departamental de Salud de Santa Cruz, Oscar Urenda Aguilera, encabezó en la región más afectada por el coronavirus una dura batalla. Dio positivo el 9 de mayo y pese a esa situación siguió liderando las tareas de contención desde su aislamiento. Con el alta se fue hasta Beni para apoyar en las estrategias de salud en ese departamento, pero una vez más el resultado le jugó en contra, dio positivo por segunda vez, debiendo ser internado en una clínica privada de Santa Cruz. ¿Hubo doble contagio? No se sabe. Los expertos creen que no logró vencer el coronavirus y que lo sucedió fue más bien una recaída. 

No fue la única autoridad afectada por este virus; ministros, secretarios, directores, alcaldes, asambleístas, concejales, policías y militares forman parte de una larga lista.

  • Se prende la alarma en la prensa: Un domingo de luto. Jacinto Quispe Maydana, es el nombre del primer trabajador de la prensa que falleció el 24 de mayo por COVID-19. Quispe era un camarógrafo que trabajó en medios como ATB y Tigo Sports en Santa Cruz. Ya el lunes 4 de mayo se había registrado en La Paz el primer contagio en un periodista. Estos casos cambiaron el formato de las entrevistas y especialmente de las conferencias de prensa, una gran parte empezaron a realizarse vía Zoom. Periodismo 2.0, le dicen.

Hasta el momento son 10 los periodistas que han perdido la lucha contra el coronavirus en el país. 

  • Baldivieso y su jugada en contra del coronavirus: Para el exmundialista y entrenador del club Aurora de Cochabamba, el fútbol es un tema secundario después de lo que le tocó vivir con su familia al contraer el coronavirus. Al entrenador le tocó afrontar el partido de su vida y ante la falta de respuestas del Sedes en su región, decidió probar por el dióxido de cloro acompañado de otros medicamentos caseros. La recuperación fue óptima, ¡un golazo lleno de vida! aunque no está seguro si fue por este producto o por las preparaciones alternativas. Al contar su experiencia, “Baldi” se convirtió en uno de los principales referentes del uso del dióxido de cloro en el país.
  • La presidenta en cuarentena.-  “He dado positivo a COVID-19, estoy bien, trabajaré desde mi aislamiento. Juntos, vamos a salir adelante”, informó el 9 de julio al caer la noche la presidenta interina, Jeanine Áñez Chávez  a través de sus cuentas oficiales de redes sociales (Instagram, Facebook y Twitter). “Es una dolorosa señal de que el COVID nos está rebasando como país”, posteó el expresidente Jaime Paz Zamora respecto a la noticia. Añez ha asegurado que pese al contagio continuará al mando del país desde su cuarentena, aprovechando el alcance de la tecnología.

    Dentro del Gabinete ministerial también se encuentran aislados por coronavirus: la ministra de Salud, Eidy Roca Justiniano; de Minería y Metalurgia Jorge Fernando Oropeza, y de la Presidencia,  Yerko Núñez Negrette Terán.

El coronavirus no ha visto rostros, ni estándares sociales, el virus entró con fuerza al país y las cifras que cada noche presenta el Ministerio de Salud van en constante ascenso. Varias jornadas se presentaron más de 1.000 casos nuevos. Santa Cruz es el departamento que lidera con más personas afectadas por el COVID -19 en su territorio.  Actualmente el país ha superado los 45 mil casos de personas contagiadas.

Nuevos casos

 

Fuente: Ministerio de Salud

 

Registro de Decesos

Hasta el 9 de julio se registró 1.638

Fuente: Ministerio de Salud

 

Casos por departamento

Datos: Ministerio de Salud/Diseño: Bolivia Verifica

 

Número de personas contagiadas en las filas de la Policía, los militares y la prensa

*No hay una base de datos oficial con las cifras de policías y periodistas contagiados, el Ministerio de Defensa por su parte, difunde un reporte diario de oficiales de las Fuerzas Armadas con COVID-19. 
 

En estos cuatro meses, el gobierno boliviano aprobó 67 decretos supremos referidos a la pandemia de COVID-19 en Bolivia.

Entre el 12 de marzo y el 23 de junio se declaró «Situación de Emergencia Nacional por la presencia del brote de Coronavirus (COVID-19)»,  se dispuso horario continuo para actividades laborales y posteriormente se decretó cuarentena en todo el territorio nacional (cierre de fronteras, horarios limitados para entidades públicas, bancos y privados); se emitió un decreto para regular el teletrabajo como una «modalidad especial de prestación de servicios» y otro para designar a Marcelo Navajas Salinas, como nuevo ministro de salud.

En estos cuatro meses, la presidenta interina, Jeanine Añez se dirigió 34 veces a través de mensajes televisivos y 267  veces a través de su cuenta de Twitter.  En esas ocasiones anunció la  cuarentena, lanzó los bonos económicos, afirmó que se investigará la denuncia por sobreprecio en la compra de los respiradores y comunicó que se contagió de coronavirus.

También se promulgaron decretos para apoyar la economía de los bolivianos, entre el 18 de marzo y el 14 de abril se aprobó el pago de los bonos: familia, canasta familiar y universal.  Paralelamente se estableció la reducción temporal de tarifas eléctricas.

Desde que el Decreto Supremo N. 4199 de 21 de marzo de 2020 declaró cuarentena total en el territorio, le han sucedido disposiciones que ampliaron la medida y/o que la ajustaron (cuarentenas dinámicas). Entre el 21 de marzo y el 26 de junio se aprobaron seis decretos para establecer cómo serán las salidas para abastecimiento (restricción por cédula de identidad),  determinar las multas por infringir la disposición y categorizar los municipios por su nivel de riesgo . 

A continuación te presentamos un resumen de cómo es actualmente  la cuarentena  en las nueve ciudades capitales de los departamentos. Desde restricción de circulación a menores hasta regulación de horario laboral.

Desde el inicio de la emergencia por coronavirus en el país, el gobierno boliviano recibió y/o tiene prometidos distintos ingresos económicos e insumos de bioseguridad para solventar los requerimientos de atención a la población. Entre el 10  de marzo y el 3 de julio contabilizamos 2.352.033.539 dólares entre préstamos y donaciones; y 786.012 dólares en insumos de bioseguridad cuantificados (hay equipamiento médico e items donados de los cuales no se conoce el valor monetario).

Todos los datos fueron extraídos de reportes de prensa del Ministerio de Planificación, del Ministerio de Salud, portales de los organismos financieros y reportes de medios de comunicación.

Las donaciones suman 13.286.413 dólares

  • En marzo el Banco de Desarrollo para América Latina (CAF) entregó $us. 400.000 para “fortalecer las capacidades de detección y diagnóstico oportunos (adquiriendo equipos de detección, reactivos de diagnóstico y el pago a recursos humanos)”. Del mismo modo, el Banco de Desarrollo FONPLATA otorgó $us. 200.000 para la compra de insumos médicos (16 camillas de transporte, 30 tubos de oxígeno más manómetro de alta presión, 1860 cajas de guantes de Nitrilo, entre otros); el Gobierno Francés donó $us 39.000 para apoyar el trabajo del Centro Nacional de Enfermedades Tropicales (CENETROP) y, la Unión Europea concedió $us. 5.567.528 para “financiar actividades, compras o pagos de emergencia que el presente momento requiera”.
  • En abril la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (ASOBAN) entregó $us. 2.855.072 para la adquisición de equipos de bioseguridad, test de diagnósticos y otros insumos, con tenor parecido, el mismo mes, USAID otorgó $us. 750.000 para crear capacidad en diagnósticos COVID-19 y mejorar la vigilancia epidemiológica.
  • En junio el Gobierno Francés donó $us. 1.000.000 para “comprar a la brevedad insumos para el diagnóstico (reactivos y pruebas) destinados a los principales laboratorios del país e insumos para el tratamiento de la enfermedad (plasma hiper inmune) a través de los bancos de sangre del país”.
  • En julio el Gobierno de Japón comprometió $us. 2.600.000 para provisión de equipos de rayos X, desfibriladores, camas de terapia intensiva, entre otros.

Los insumos donados van desde equipos para detección de contagio hasta barbijos y respiradores

El segundo día del mes de abril el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) entregó equipos e insumos para el fortalecimiento de la capacidad de diagnóstico del coronavirus COVID-19 a nivel nacional, donación valuada en $us. 498.656. El mismo día, la Fundación Alibaba de China entregó 100.000 barbijos, 20.000 kits para pruebas virales y cinco respiradores. Al día siguiente, el Banco de Desarrollo de Alemania (KFW) entregó material de bioseguridad para el trabajo de la Policía Boliviana, donación valuada en $us. 287.356 y, el 2 de mayo, Trump anunció la donación de 250 respiradores para fortalecer la lucha sanitaria.

Los préstamos ascienden a 2.338.747.126 dólares

  • El 27 de marzo, el Directorio del Banco Central de Bolivia, de forma unánime, decidió otorgar un préstamo de Emergencia Sanitaria de $us. 1.005.747.126 al Órgano Ejecutivo “para preservar la vida de los bolivianos y evitar el estado de crisis”.
  • El 17 de abril, el Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó la solicitud de $us. 327.000.000 “para requerimientos urgentes de gastos médicos y medidas de ayuda para preservar los gastos de protección social”. Pese a que una comisión del Parlamento rechazó el proyecto de ley que daba luz verde al préstamo solicitado por el gobierno, el portavoz del FMI, Gerry Rice indicó que el crédito “no está sujeto a condiciones”. Ese mismo día, el Banco de Desarrollo para América Latina (CAF) otorgó un préstamo de $us. 50.000.000 para “fortalecer la capacidad de respuesta del sistema de salud del país mediante la adquisición de equipos de protección para el personal de salud, contrataciones y equipamiento”.
  • El 8 y el 15 de mayo, el Banco Mundial otorgó $us. 170.000.000 y $us 254.000.000, respectivamente; el objetivo es fortalecer la capacidad de respuesta del sistema de salud ante el brote del COVID-19 y mitigar el impacto económico en los hogares. El 14 del mismo mes, el Banco Interamericano de Desarrollo otorgó $us. 82.000.000 para provisión de equipamiento médico y adquisición de insumos a utilizar en la lucha contra la pandemia en Bolivia, (5 millones de dólares fueron para la compra de los 170 respiradores con sobreprecio).
  • El 19 de junio, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó un crédito por $us. 450.000.000 “con el fin de contribuir a asegurar niveles mínimos de calidad de vida de las personas vulnerables frente a la crisis causada por el COVID-19, en el periodo inmediato y durante la recuperación”.

*El tipo de cambio desde boliviano a dólar fue 6.96 

La emergencia sanitaria cambió radicalmente el manejo de los recursos económicos en el sistema público nacional. El Gobierno emitió el 4 de marzo el decreto de emergencia 4174 que permite hacer compras directas de manera “excepcional” tanto al Ministerio de Salud como a las entidades territoriales autónomas. Es decir, se reduce todo el proceso burocrático, pero también el de fiscalización.

Si bien el tenor de la norma es para enfrentar de forma rápida y directa la emergencia, hubo casos en que tanto autoridades como funcionarios públicos se vieron involucrados en presuntos hechos de corrupción, los cuales están en plena etapa de la investigación.

Pese a la dificultad para conocer los procesos de adquisición o alquiler, ya que no figuran todos en el Sistema de Contrataciones Estatales (Sicoes) -desde la promulgación del citado decreto- empezaron a ventilarse una serie de irregularidades en diferentes instancias.  Te presentamos a continuación lo que más trascendió mediáticamente:

  • Una gestión con poco oxígeno.- “¡170 respiradores para Bolivia!”, la primicia de la “buena nueva” en tiempo de pandemia la dio el 1 de abril la presidenta interina Jeanine Áñez Chávez en su cuenta de Twitter.  Desde este anuncio a la adquisición y entrega, hubo una cadena de sucesos que desvirtuaron totalmente esta compra. Las denuncias se fueron sumando por un supuesto sobreprecio.  Los equipos llegaron el 14 de mayo al país y de ahí, el aire se fue acabando por las denuncias de sobreprecio. El exministro de Salud, Marcelo Navajas Salinas y dos directores fueron detenidos, a eso se suma el arresto domiciliario del cónsul en Barcelona, Alberto Pareja entre los principales procesados.  El nombre del joven embajador de Ciencia, Tecnología e Innovación, Mohammed Mostajo Radji, fue incluido en las investigaciones de la Comisión Mixta de la Asamblea Plurinacional, pese a que él retornó a Estados Unidos para asumir sus funciones diplomáticas. El Gobierno apuntó al Movimiento Al Socialismo (MAS), incluyendo a la exministra Gabriela Montaño.

Destituciones, detenciones, aprehensiones, críticas, acusaciones y contraacusaciones políticas. El aire de esperanza se convirtió en un suspiro de indignación. 

¿Y los respiradores? Una pregunta que todavía no ha podido ser respondida en este tiempo.

  • Los vuelos de la discordia.-  Un cumpleaños, fotos y un viaje en medio de la pandemia fueron los ingredientes que le dieron un trago amargo a miles de ciudadanos que se sintieron indignados por este episodio.  El viaje de particulares en aviones militares como el caso del hijo de la diputada Gina Torrez Saracho, que estuvo entre los asistentes al cumpleaños de Carolina Rivera Áñez, hija de la presidente, fue motivo suficiente para que una ciudadana presentara una denuncia penal en la Fiscalía de Tarija en contra de estas personas por uso indebido de bienes y servicios públicos y uso indebido de influencias.  El polémico vuelo de Tarija a La Paz, fue realizado cuando las pruebas PCR del departamento sureño eran enviadas a laboratorios del eje central por tierra. Un día después de conocerse la polémica por el vuelo de la diputada Torrez junto a su hijo en un avión de la FAB, otro caso similar levantó polvareda. El ministro de la Presidencia, Yerko Núñez Negrete, voló el sábado 2 de mayo desde Rurrenabaque a la ciudad de La Paz en un avión militar, pero con una pasajera particular, una ex reina de belleza de ese municipio beniano.
  • Fuego cruzado en YPFB.-  Fue una olla a presión. Aparecieron denuncias de sobreprecios por las compras directas de emergencia permitidas debido a la pandemia de coronavirus. Esta vez, la implicada era la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), casos que derivaron en la destitución de Herland Soliz del cargo de presidente.  Las denuncias se concentraban en presuntas irregularidades y sobreprecios en la compra de combustible, alimentos y seguros. Ya en el proceso penal en su contra, Soliz apuntó a la presidente Áñez y al ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora Castedo.
  • Un alquiler de cinco estrellas.- La contratación del Real Plaza Hotel por la Alcaldía de La Paz para convertirlo en un centro de aislamiento para pacientes positivos de coronavirus, provocó una oleada de críticas por el alto costo que representaba.  Bs 11 millones es el monto del alquiler anual de este centro de hospedaje. El alcalde Luis Revilla Herrero sustentó el costo indicando que una cláusula del contrato firmado con el hotel Real Plaza, permite su anulación en caso de que ya no exista la necesidad de aislar a más personas. Acota  que esta determinación está sustentada con el aval del Comité Operativo de Emergencias Departamental y el cuerpo de ministros, además que se apoya en una recomendación de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), respecto a las características del alojamiento.  El alcalde paceño fue citado por asambleístas nacionales a una sesión para informar sobre esta contratación.
  • Una costosa bendición.-  Desde un helicóptero militar se lanzaba el 21 de abril agua “bendita” en un chisguete, mientras un pastor evangélico con un micrófono y un parlante bendecía a la ciudad de Tarija. Este episodio se repitió en las ciudades de Cochabamba, La Paz y Montero del departamento de Santa Cruz como parte de la “lucha en contra del coronavirus”, según autoridades del Gobierno Nacional. Estos vuelos le costaron al Estado por lo menos 15.000 dólares. Gastar en estas actividades religiosas en lugar de inversión en salud,  generó una fuerte crítica a las autoridades nacionales que gestaron esta actividad.

Manejar la pandemia en el país no ha sido tarea fácil. Dentro de la etapa, surgieron cambios dentro del Gabinete de la presidencia de Jeanine Áñez, principalmente en la cartera más importante de la coyuntura: el Ministerio de Salud. Esta oficina tuvo tres cambios en cargos dentro de estos cuatro meses.  

Te lo mostramos a continuación:

Pero no solamente las carteras del Estado tuvieron movimientos, los Servicios Departamentales de Salud también presentaron nuevos rostros durante este tiempo.

22 de marzo

16 de abril 

17 de abril

 

27 de abril

29 de abril 

 

4 de mayo 

8 de mayo 

3 de junio

10 de junio 

25 de junio 

29 de junio 

 

Desde el primer caso de coronavirus en Bolivia, hemos sido testigos de miedos, desconciertos y falacias que circularon por redes sociales. Desde Bolivia Verifica tratamos de esclarecer las incertidumbres acudiendo siempre a expertos y a entes oficiales. Te presentamos a continuación el top cuatro de temas más consultados en estos cuatro meses.

  • Ivermectina 

La ivermectina  lidera el ranking. Pese a ser un antiparasitario para uso mayormente veterinario, se popularizó bastante como «el remedio» contra el coronavirus.

Aquí podrás encontrar las notas que hicimos al respecto, desde dónde surge la idea de que éste fármaco puede ser usado para el COVID-19 hasta  el rastreo en redes que hicimos para detectar cómo se oferta y cuánto cuesta.

  • La red 5G

Quedó atrás la antigua red 1G de los primeros celulares que solo permitían hablar. La tecnología 2G introdujo los SMS y acceso limitado a internet. Junto al ‘smartphone’ llegó la conexión a internet con la red 3G y después la banda ancha 4G que trajo consigo mayor velocidad para navegar. Tras esta vertiginosa carrera digital aparece la red 5G causante del coronavirus, es broma. Esa es una de las interpretaciones que circularon con mucha viralidad en las redes sociales de nuestro país y  también en otros países.  

Desde Bolivia Verifica aclaramos en diferentes ocasiones que esta tecnología no tiene relación alguna con el coronavirus. La nota más leída al respecto fue: “No, el COVID-19 no se transmite a través de la señal 5G y borra la carpeta “System 32” de tu ordenador puede perjudicarte” . Puedes leerla aquí

  • Remedios caseros

Desde cebolla, ingesta de alcohol por los ojos, uso de mentolatum en la punta de la nariz hasta sal en la espalda para quitar el coronavirus. Lo hemos visto de todo. Desde que inició la crisis sanitaria la población ha buscado recetas caseras y mágicas para eliminar el COVID-19. Si bien es cierto que muchas ayudan a sobrellevar los síntomas, no es verdad que curen el coronavirus. 

Bolivia Verifica hizo una investigación exhaustiva al respecto, ¿estos remedios curan o previenen el COVID-19? Aquí podrás encontrar las respuestas.

  • Dióxido de cloro

No podía faltar en nuestro listado el dióxido de cloro.  Que, si bien se usa como blanqueador y descontaminante de superficies industriales, se ha divulgado su uso para enfrentar el coronavirus. Pese a que la mezcla (28% de clorito de sodio en agua destilada) no tiene respaldo científico para tratamiento del SARS-COV2 y a que ha causado efectos secundarios graves, hay un porcentaje de la población que la utiliza y la defiende.

Desde Bolivia Verifica hemos tratado el tema en varias notas que puedes revisar haciendo click aquí.  

Para terminar, te presentamos las notas  sobre coronavirus más leídas de nuestra página web:  

¿Deseas conocer más sobre como funciona el Explicador? Bolivia Verifica te detalla su nuevo sector aquí: https://boliviaverifica.bo/explicador/