Un «click» para la guerra de las granjas de trolls – Bolivia Verifica
Un «click» para la guerra de las granjas de trolls

Bolivia Verifica

Somos un medio digital sin fines de lucro ni tendencia política que se dedica a la verificación de noticias falsas (fake news) y del discurso público para luchar contra la desinformación y mejorar la participación democrática.

Virales

Un «click» para la guerra de las granjas de trolls

Compártelo por:

Martín Lavadenz tuvo una existencia fugaz. Apareció en Facebook con una denuncia contra la encuesta de la alianza Tu Voto Cuenta y, horas después, su perfil fue eliminado. Cornelio y Carol Zenteno, dos contactos de Martín que viralizaron la denuncia, también corrieron la misma suerte.

Pocos días después, fue detectada la cuenta de Mau Viva, un usuario de Facebook con una impresionante intensidad de publicaciones, más allá de lo que un ser humano puede hacer.

Falsas cuentas de Twitter de Evo Morales y Carlos Mesa, con cientos y miles de seguidores,  también son utilizadas con frecuencia para afectar la imagen de los candidatos a la presidencia del Estado.

¿Son personas de carne y hueso? ¿votarán el 20 de octubre? ¿son militantes de alguna organización política?

Una vida virtual y efímera, fotos de perfil falsas, información dudosa sobre su actividad y relaciones, su propia participación en Facebook y otras redes alimentan dudas sobre la existencia real de estos usuarios.

Las sospechas apuntan la presencia de granjas de trolls en Bolivia. Cientos y miles  de cuentas falsas de Facebook, Twitter o Instagram que son administradas por pocas personas, cuyo objetivo es atacar a  políticos, periodistas, personajes públicos o instituciones.

Los trolls humanos coordinan todas sus acciones. Reciben órdenes para viralizar noticias inventadas en Facebook, retuitear masivamente algunos mensajes y alimentar Hashtags. Así  logran crear tendencias de opinión en Redes Sociales. Por ejemplo, pueden reducir o incrementar el impacto de una denuncia.

Y, por si fuera poco, los trolls aplican tecnología, robotizan cuentas, las programan para que se activen y repitan cientos de mensajes al mismo tiempo. Incluso pueden simular conversaciones falsas para crear opiniones y ganar adeptos. En pocas palabras: los “bots” entran en acción.

“Son sicarios asesinos de la verdad” afirmó la investigadora mexicana Adriana Peña Jhohanson.

Decenas de cuentas y miles de seguidores en pocas horas

Faltan 22 días para las elecciones generales en Bolivia. Candidatos, partidos y seguidores anuncian caminatas, visitas puerta a puerta y proclamaciones. Pero, en paralelo, detrás de decenas o cientos de computadoras, trolls oficialistas y opositores están a un click de iniciar una auténtica guerra digital. La primera víctima será la verdad.

A partir los casos de Martin Lavadenz y Mau Viva, Bolivia Verifica hizo el seguimiento de varios perfiles o grupos de Facebook que despiertan desconfianza. Sigue la ruta de las cuentas sospechosas. Haz click en los enlaces y mira cómo se arman los trolls para su batalla final.

La cuenta de Rosa Flores fue creada el 25 de septiembre, es afín a la candidatura oficialista. En un día hizo 28 posteos públicos. En dos días de existencia ha conseguido 338 amigos. Sus fotos de portada y perfil están relacionadas con hechos y personajes del MAS

Cornelio Zenteno volvió a aparecer también el 25 de septiembre. En su foto de perfil aparece el Che Guevara. En menos de un día logró tener más de 800 seguidores.

Rossy Del Condori, no tiene publicaciones. En su foto de perfil aparece el eslogan de campaña del MAS y, aunque no publicó nada,  tiene más de 800 seguidores.

25 de septiembre es una fecha especial. Más de cien cuentas de Facebook fueron creadas en pocas horas. Muchas están conectadas entre sí y aumentan paulatinamente sus posteos. Sigue los detalles en: https://docs.google.com/document/d/1LtN2zlcH3IOeJqeaET0sXqQ5ZWlii-op_q4HObiyhvY/edit?usp=sharing

En filas opositoras, Sofi Toiedo es un perfil de características peculiares. Usa el escudo de Bolivia en su foto de perfil. Realiza decenas de publicaciones diarias. El 27 de septiembre tuvo 44 posteos. Es crítica con Evo Morales y Oscar Ortiz.

Paola Sánchez es un perfil con alto grado de viralidad. Usa un fotomontaje de la senadora Adriana Salvatierra en su foto de perfil y tiene 10.131 seguidores.  Varias de sus publicaciones han sido noticias inventadas que incluso fueron compartidas por dirigentes políticos

Paola Sanchez y Sofi Toledo son “amigas” en Facebook y forman parte de una comunidad que ha comenzado a crecer llamativamente en los últimos días. Puedes ver sus cuentas y contactos en el siguiente enlace: https://docs.google.com/document/d/1i1EB-ZjBAmG1pORLwyca6yDqooJMSk0cGhFHLdmdTaM/edit?usp=sharing

Internet: el peligro de la desinformación

En Bolivia, el acceso a internet se ha incrementado sustancialmente en los últimos años.

En 2014, año de la tercera reelección de Evo Morales, en Bolivia se registraron 4.9 millones de conexiones a Internet, de acuerdo con un  informe del matutino La Razón. Cinco años después, a mayo de 2019, existen más de 10 millones de conexiones a internet, según cifras oficiales de la ATT.

Informes de la ATT también revelan que el 94 % de los usuarios de internet acceden a la red vía teléfonos inteligentes y que en Bolivia existen más de 11 millones de líneas móviles registradas a julio de 2019

Según el documento  Estado TIC, en Bolivia, los usuarios de internet priorizan dos actividades notoriamente: el contacto con los amigos o familiares (73%) y el uso de las redes sociales (62%).

La encuesta nacional de opinión sobre tecnologías de información y comunicación elaborada por la Agetic revela que Facebook (94%) y YouTube (40%) son las redes sociales más usadas por los bolivianos. Twitter (17%) e Instagram (15%) ocupan el tercer y cuarto lugar, respectivamente.

A ello debe añadirse es uso de whatsapp, el sistema de mensajería instantánea de mayor uso en el país

Sin límites ni fronteras, sin tocar puertas ni pedir permisos, en los últimos días de campaña millones de mensajes llegarán a los votantes/usuarios mediante Redes Sociales, con el objetivo de convertir indecisos en votantes decididos. La alerta está decretada.

Adriana Peña reflexiona y exhorta: “No creas, no compartas, no reacciones ante los mensajes que alteran tu estado de ánimo. Lo más seguro es que quieran manipularte”.