No, COVID-19 no significa “certificado de vacunación con inteligencia artificial” como dice una cadena – Bolivia Verifica
No, COVID-19 no significa “certificado de vacunación con inteligencia artificial” como dice una cadena

Bolivia Verifica

Somos un medio digital sin fines de lucro ni tendencia política que se dedica a la verificación de noticias falsas (fake news) y del discurso público para luchar contra la desinformación y mejorar la participación democrática.

FalsoVerificación

No, COVID-19 no significa “certificado de vacunación con inteligencia artificial” como dice una cadena

Compártelo por:

La cadena circula desde mediados de año y ha sido desmentida en varios países. El objetivo es evitar que las personas se hagan las pruebas de coronavirus y que se vacunen

Una extensa cadena de WhatsApp recorre los diversos grupos para alertar que la COVID-19 es en realidad un “Plan internacional para el control y la reducción de las poblaciones”, a través de las pruebas y las vacunas. Según el texto, COVID-19 significa “certificado de identificación de vacunación con inteligencia artificial”. Es información falsa.

El nombre COVID-19 significa Coronavirus Disease 2019: “CO” es de corona, “VI” es de virus y “D” es de disease, enfermedad en inglés. El nombre lo designó la Organización Mundial de la Salud (OMS) quien elaboró un manual de buenas prácticas para la asignación de nombres a las nuevas enfermedades que afectan a los seres humanos, el año 2015.

La cadena ya fue desmentida en España, México, Colombia y Argentina, entre otros países. Y el contenido es muy similar al que circuló en formato video en el que un médico italiano instaba a no vacunarse, en Bolivia Verifica hicimos la respectiva aclaración sobre ello, en el mes de agosto.

La cadena lleva varias falsedades que apuntan a desanimar la vacunación porque supuestamente “lo que reactiva el virus es el terreno inmune debilitado de la vacunación”, lo cual no es cierto. Lo que en realidad hacen las vacunas al introducir un antígeno desactivado al organismo es preparar a nuestro sistema inmune, entrenarlo para cuando llegue el momento de enfrentarse al virus. 

«De este modo, el individuo queda protegido y ante una segunda infección, que puede ser con el virus o bacteria ya ‘vivo’, lo reconocen antes y acaban con él», dijo Noelia Casares Lagar, experta en inmunología e inmunoterapia en el Centro de Investigación Médica Aplicada de la Universidad de Navarra, al ser consultada por nuestros colegas de Maldita Ciencia.

Otra de las falsedades de la cadena es que, “ninguna de las pruebas puede detectar el virus SARS-COV 2, sino solo una infinidad de pequeños virus inofensivos o desechos celulares que son naturalmente parte de nuestra microbiota”.

Desde el inicio del brote se ha utilizado la prueba PCR que se ha catalogada como “muy exacta” para determinar la existencia de la enfermedad. Si bien, como explica el químico farmacéutico y magíster en Ciencias Farmacéuticas y Alimentarias, David Bautista Erazo, aunque es cierto que las pruebas de coronavirus no detectan el virus completo (sino solo fragmentos del material genético del virus); es falso decir que detectan virus inofensivos o desechos celulares.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó el 9 de julio en su página web que las pruebas PCR no determinan si ha habido infección. Las PCR son pruebas de diagnóstico que permiten «detectar un fragmento del material genético de un patógeno».

La OMS aprobó siete tipos de RT-PCR realizadas por laboratorios de todo el mundo.

También existe un documento titulado «Confianza en las pruebas para COVID-19 Parte I: Las Pruebas PCR«, donde el grupo Chequeo COVID-19 de de la Universidad a los Andes en Colombia, analiza las evidencias existentes sobre las pruebas moleculares, su nivel de confianza y para qué pueden ser utilizadas.

En el documento se menciona que la ya conocida prueba molecular PCR, recomendada por la OMS, es aquélla que se realiza obteniendo una muestra con un hisopo que se introduce por la nariz, y reconoce que ésta es la prueba más segura conocida hasta ahora, aunque su proceso es lento y requiere un laboratorio especializado. Además, este tipo de pruebas tienen un 99% de sensitividad y de 99% de especificidad, por lo que son muy exactas.