La pandemia frenó el crecimiento de la economía en Bolivia y en el Mundo – Bolivia Verifica
La pandemia frenó el crecimiento de la economía en Bolivia y en el Mundo

Bolivia Verifica

Somos un medio digital sin fines de lucro ni tendencia política que se dedica a la verificación de noticias falsas (fake news) y del discurso público para luchar contra la desinformación y mejorar la participación democrática.

Coronavirus

La pandemia frenó el crecimiento de la economía en Bolivia y en el Mundo

Compártelo por:

(Foto: Internet)

Ante la aclaración del Banco Central de Bolivia (BCB) en relación a mantener el tipo de cambio, compartimos algunas puntualizaciones que hacen cuatro economistas destacados de nuestro medio

Bolivia Verifica acudió a  economistas bolivianos para que, en su criterio den pautas sobre cómo observan el horizonte económico en el país cuando concluya la emergencia por el COVID-19.

El economista Julio Alvarado le explicó a Bolivia Verifica que: “Mantener el tipo de cambio significa mantener la estabilidad, que no haya variaciones entre la relación dólar-boliviano; es decir, que se mantenga en 6,86 y 6,96 para la compra y la venta”.  Un concepto básico en el que concuerdan otros profesionales consultados.

¿Por qué el BCB aclaró que va a mantener el tipo de cambio y por qué, desde distintas cuentas en redes sociales, se mencionó el tema como una ‘condicionante’ para que el Fondo Monetario Internacional (FMI) conceda a Bolivia un préstamo de US$327 millones (DEG 240,1 millones, 100 por ciento de la cuota)?

El BCB hace una aclaración importante:

En el documento del FMI se ratifica que las autoridades de Bolivia han subrayado su compromiso de mantener la estabilidad del tipo de cambio y ejercer una supervisión financiera prudente para garantizar la estabilidad continua del sistema financiero. Adicionalmente, se señala con claridad que el personal del FMI coincide con la visión de las autoridades sobre la necesidad de mantener la estabilidad del tipo de cambio y, el FMI considera que un cambio gradual hacia una mayor flexibilidad a mediano plazo ayudaría a relajar las restricciones fiscales y aliviar la presión sobre las reservas internacionales. Esta visión del FMI en ningún momento fue compartida por las autoridades bolivianas.

La sugerencia, recomendación o consideración realizada por el FMI, NO FUE COMPARTIDA POR LAS AUTORIDADES BOLIVIANAS (sic)

La aclaración surgió luego de publicarse una nota en un medio boliviano en la cual se afirmó que el Gobierno y el FMI analizaban a futuro, modificar el tipo de cambio.

Juan Carlos Núñez, Director ejecutivo de la Fundación Jubileo, considera “que no hay que crear incertidumbre en la población, hay estabilidad financiera, económica, que debería seguir hacia adelante, hay medidas que el gobierno está tomando para garantizar esa estabilidad”.

Alberto Bonadona, economista, dice: “Las negociaciones que se tienen con el FMI no deberían ser en relación a cuánto de plata nosotros tenemos en el Fondo, porque lo que están haciendo es prestarnos la plata que nosotros tenemos en el propio Fondo. Gran apoyo que nos esté dando el FMI, no está ocurriendo, por lo tanto, lo que se tiene que hacer es generar un plan muy claro de lo que se va hacer con la economía boliviana, ¿Cómo se va hacer crecer la economía boliviana?, ¿Cómo se le dará estabilidad a ese crecimiento y a la economía en su conjunto? y esa visión tiene que permitir que el Fondo Monetario Internacional pueda facilitarnos a nosotros, por lo bajo 6 mil millones de dólares, no 300 millones”.

Julio Alvarado, economista de la Universidad Mayor de San Andrés hace énfasis en que “No sabemos cuál va a ser el verdadero impacto en la economía boliviana. Debemos ver si vamos a necesitar más dinero, si con ese crédito estamos cubriendo lo más importante”.

¿En qué consistiría un cambio gradual de la moneda y una flexibilidad a mediano plazo?

Julio Alvarado comenta que él fue uno de los economistas que en años anteriores propuso la devaluación de la moneda boliviana. “Yo he planteado que se haga una modificación del tipo de cambio, de una devaluación, pero yo planteaba la devaluación cuando la economía estaba bien, estaba sólida, teníamos hartos ingresos. Sí ahí se hubiese hecho la devaluación no tendría el impacto que posiblemente tenga hoy si se decide modificar el tipo de cambio en este momento de crisis económica mundial”.

Alvarado explica su propuesta de por qué en aquel tiempo de estabilidad económica se debería haber devaluado la moneda: “Cuando el tipo de cambio está muy elevado, y lo está, por eso en Bolivia es más fácil importar productos que exportar. La industria nacional está sufriendo por ese tipo de cambio, pero ahora con fronteras cerradas, con pandemia, con el comercio exterior que ha caído como hace más de 100 años no lo hacía, se debe mantener el tipo de cambio”, respondió con énfasis.

El economista Rolando Morales dice: “Muchos economistas, incluyéndome a mí, pensábamos que había que devaluar, pero en esta situación de pandemia con los gastos que el gobierno está realizando, no me parece que haya que devaluar. No ahora, quizá en un año o posteriormente. Hay que tomar algunas medidas importantes y entre ellas, está el Control Cuantitativo de las importaciones, hay que prohibir, por ejemplo, la importación de autos privados y otros artículos que no son necesarios por el momento. Medidas que puedan sustituir el tema de la devaluación.

Para Alberto Bonadona, la sugerencia o visión del FMI sobre “la flexibilidad… incita a una devaluación gradual, devaluar el boliviano de a poco de tal forma que no genere mayores reacciones por parte de la población y principalmente se supondría que las modificaciones en el tipo de cambio afecten de manera suave o suavizada a los precios. Sin embargo, modificar los precios levemente, gradualmente o abruptamente quiere decir, en realidad, que lo que se va a disparar es la inflación, sí se dispara la inflación los mayores perdedores en este momento son 2 millones y medio de bolivianos que tienen sus recursos en las AFPs”, comentó

Bonadona plantea lo siguiente:

  • Un programa muy serio de lo que se va a hacer en economía,
  • Un programa muy serio de cómo se debe aumentar el déficit fiscal,
  • un programa muy serio de cómo se va a generar nuevas fuentes de empleo, producción y aumento de los impuestos que van a volver al Estado para hacerlo más sólido,
  • Pero jamás tocar el tipo de cambio porque ahí lo que estarían haciendo es hacer que el costo de la crisis la pague el pueblo boliviano, alertó el economista.

Por su parte, para Juan Carlos Núñez, director de Jubileo, “lo fundamental es lo que diga el Ministro de Economía, este es un gobierno de transición y esta decisión debería estar en manos del gobierno que se vaya a elegir porque son grandes las decisiones que debe tomar el país y lógicamente esa no es la única salida. Hay una diversidad de opciones a las que se pueden llegar dialogando. Si bien esta es una recomendación de un organismo internacional, el país es absolutamente soberano y autónomo para tomar sus decisiones, pero para eso, necesita un gobierno legalmente establecido y elegido en un proceso electoral”.

Debe darse una solución económica, no política

Núñez discrepa con Alberto Bonadona que dice: “El Estado boliviano muestra una posición increíblemente débil por una situación en la cual No es una decisión política la que hay que tomar sino económica, por lo tanto, el tema de elecciones es totalmente secundario, pero se dice: Ahora no podemos tomar la decisión que la tome el que viene, pero resulta que el tiempo pasa y sí se toma la decisión en este tiempo de espera, hablamos de septiembre a octubre y prácticamente el año se va acabar sin que se haya dado un planteamiento serio y claro. Las decisiones hay que tomarlas ya”.

En general, los economistas coinciden en señalar que la pandemia del COVID-19 frenó la economía a nivel mundial y que existen distintos puntos para analizar siempre en relación a lo que sucede en el mundo. Rolando Morales es escéptico con las recomendaciones del FMI.

“El Fondo Monetario debería hacer un examen de conciencia porque sus recomendaciones nunca han dado resultado, basta analizar el caso de Argentina (Crédito de 50 mil millones de dólares) Muchos bolivianos no saben que el FMI es corresponsable del desastre inflacionario de los años 80. Yo espero que Bolivia no ceda al lenguaje diplomático del FMI, a ningún tipo de presión”, dijo.

EL BCB NO MODIFICARÁ EL TIPO DE CAMBIO

En las últimas horas, el Instituto Emisor emitió el comunicado, citado en esta nota, asegurando que no se modificará el tipo de cambio del boliviano respecto a la divisa. Además, en el mismo documento observó la traducción del documento del FMI que hizo el periódico La Razón y cuya publicación ganó las redes sociales, donde  se compartió por centenares.