¿Existe una advertencia sobre un posible remate de piezas del tren metropolitano para Cochabamba? – Bolivia Verifica
¿Existe una advertencia sobre un posible remate de piezas del tren metropolitano para Cochabamba?

Bolivia Verifica

Somos un medio digital sin fines de lucro ni tendencia política que se dedica a la verificación de noticias falsas (fake news) y del discurso público para luchar contra la desinformación y mejorar la participación democrática.

Verdadero

¿Existe una advertencia sobre un posible remate de piezas del tren metropolitano para Cochabamba?

Compártelo por:

A través de cuentas en redes sociales se difunde la alerta de que los trenes para Cochabamba tienen fecha de remate en Iquique. ¿Qué sucede con este proyecto? Bolivia Verifica va tras la veracidad de la alerta.

Aduanas Chile publicó como fecha de subasta para los materiales que se encuentran en puerto de Iquique, el 6 de septiembre de 2020. Y dice: “…Los productos o mercancías que son subastadas por Aduanas, son aquellas que han quedado en presunción de abandono, por ejemplo, debido a que su consignatario o importador no las desaduanizó tras 90 días de depósito; mercancías retenidas, ya sea en grandes embarques o a pasajeros internacionales que no las recuperaron porque no se han cancelado los impuestos…”

El calendario de la subasta no muestra aún los artículos que vayan a rematarse, pero Domingo García, gerente de la empresa a cargo del Tren, confirma que entre esos materiales se encuentran cuatro trenes que corresponden al proyecto de Tren Metropolitano para Cochabamba y que sí, es verdadero, existe el peligro de que se proceda al remate en el mencionado puerto.

¿Cómo llegaron ahí o por qué la empresa optó por ingresar esas piezas a Bolivia a través de Iquique?

La Asociación Accidental Tunari, integrada por JOCA-Molinari, encargada del proyecto bajo la gerencia de Domingo García, informó a Bolivia Verifica que se tomó la decisión de desviar los trenes hacia el puerto de Iquique debido a que coincidió la llegada de los trenes con un conflicto suscitado entre el puerto de Arica con la Administradora de Servicios Portuarios de Bolivia (ASP-B) problema que mantuvo bloqueadas las operaciones, en dicho puerto, por varios días, en septiembre del pasado año.

“Los tres primeros trenes llegaron por Iquique y todo fue muy bien. Esa es la única mercancía que tenemos en Iquique, cuatro trenes, el resto está en el puerto de Arica”, explicó García.

Por lo general se recomienda que los materiales ingresen por los puertos en los que el Estado Boliviano tiene presencia, de acuerdo al Tratado entre Chile y Bolivia de 1904, recordado por la ASP-B en las consultas que realizó Bolivia Verifica.

 “La ASPB no conoce nada al respecto de lo que está ocurriendo en estos momentos porque Iquique no entra dentro el tratado de 1904, solo vemos temas con Arica y Antofagasta, Iquique está fuera. Ellos están sujetos a la normativa que pueda imponer Iquique, es el problema cuando los importadores se van por otros puertos y no por el de Arica”, dijo Dennis Gustavo Verduguez, comunicador de la entidad.

¿Qué hace falta para recuperar esos cuatro trenes del Puerto de Iquique antes de que se proceda a su remate?

De acuerdo a la versión de Domingo García, falta que el Gobierno desembolse dos facturas pendientes de cobro. Y de acuerdo a la versión del director de la Unidad de Transporte Ferroviario (UTF) dependiente del Ministerio de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Limbert Illanes, la empresa no debería condicionar a ningún pago la entrega de los trenes y demás materiales.

“Es dejadez de la empresa porque esas circunstancias de supuestos impagos está desde mayo del año pasado antes que nosotros seamos gobierno, entonces la dejadez de la empresa solo podría generar que se le cobre a la empresa, porque esta empresa es la encargada de entregar el material acá en Bolivia y no puede argumentar que si no cancela algunos costos o si no se le paga primero, eso no es aceptable, en todo caso es responsabilidad de la empresa entregar los elementos acá en territorio nacional”, remarcó Illanes.

Domingo García explicó lo siguiente:

“En el contrato hay unas cláusulas que indican la forma de medir y abonar la obra, eso no han cumplido, si hubiesen abonado la obra en los tiempos que corresponden, entonces no se hubiese suscitado este problema, en lo que tienen razón es que efectivamente la empresa se hace responsable de que esos equipos no solo estén en Bolivia sino que estén funcionando a la finalización del proyecto, pero el mecanismo y las reglas del contrato que ya se firmó lo que especifican claramente es que para que el proyecto avance tienen que producirse los desembolsos en función de estimaciones mensuales de pago. Esas estimaciones de pago no se cumplen desde el mes de octubre del año pasado. Entonces es inviable darle continuidad al proyecto”.

El director de la UTF, manifestó que si bien fue informado de la posible fecha, 

“Eso era antes de la epidemia que se vive actualmente, yo no creo que la información sea exacta porque las autoridades chilenas también están viviendo el tema de la pandemia”, dijo.

Illanes explicó:

“Esos pagos han caido justo cuando la pandemia se ha generado. A nivel mundial y el Estado está con urgencias de nivel de vida y muerte y han sido postergadas algunas cosas que no eran de prioridad nacional y ahí existe el argumento y como le digo, son de gestiones pasadas. El director de la UTF hizo énfasis en que la prioridad es la emergencia sanitaria, pero también aclaró que se están realizando tratativas para llegar a alguna solución. 

El proyecto Tren Metropolitano para Cochabamba es largamente esperado por la población y pudo iniciarse en agosto de 2017. Consta de tres líneas integradas por 12 trenes distribuidos: tres para la roja, cinco para la verde y cuatro para la amarilla. De resolverse los pagos y luego de una reprogramación de los trabajos, García calcula que “siendo muy optimistas hasta fines de año se puede concluir la línea verde y la roja y ahí definir qué se va hacer con la amarilla. Lo que es línea verde, roja, estación central, si apretamos fuerte estaríamos a fin de año con la disposición de tenerlo”, dijo.

Es posible, de acuerdo a los diálogos que llevan adelante las partes involucradas, que este 15 de junio el Gobierno desembolse una de las dos facturas que se adeuda, con lo que la empresa espera recuperar los trenes que se encuentran en Iquique.

“El total de la mercancía en ambos puertos (Iquique-Arica) es de 160 millones de bolivianos, los trenes de Iquique representan un capital total de 60 millones, las facturas del Estado tienen un importe de 260 millones de bolivianos”, informó el Gerente.