Circula información falsa sobre las antenas de telecomunicaciones y el 5G – Bolivia Verifica
Circula información falsa sobre las antenas de telecomunicaciones y el 5G

Bolivia Verifica

Somos un medio digital sin fines de lucro ni tendencia política que se dedica a la verificación de noticias falsas (fake news) y del discurso público para luchar contra la desinformación y mejorar la participación democrática.

Coronavirus

Circula información falsa sobre las antenas de telecomunicaciones y el 5G

Compártelo por:

Un post en cuya imagen se ve a un hombre con traje especial, realizando trabajos en una antena. El texto es una pregunta sobre la radiación. La publicación circuló en varios países y ahora en Bolivia

A través de la cuenta Potosí con Evo, la usuaria Martha Pina compartió un post que ya circuló en redes sociales de distintos lugares y que fue desmentido por varias verificadoras. Sin embargo, se comparte en Bolivia y va acompañado por el texto que dice:

“Para instalar antenas 5G necesitan trajes de proteccion de radiacion entonces nosotros no importanmos o ese es el plan el matarnos” (sic).

La información falsa sobre las antenas 5G se difunde en el mundo desde que se dio a conocer el posible acceso a esa tecnología. Los mensajes falsos sobre los males tecnológicos se reproducen desde que existen los medios para difundir, antes del internet, los comentarios y percepciones sobre los supuestos males generados por el teléfono celular ya se transmitía por radio y TV. Ahora es a través del mismo internet satanizado que se transmiten mensajes contra antenas que lo que hacen es proveer señal móvil (celular) y facilitar la señal internet. Una nota del periódico Opinión publicada en julio de 2012 ilustra esa tendencia.

Bolivia Verifica elaboró notas variadas sobre el 5G y la no peligrosidad de las antenas instaladas, que no proveen tecnología 5G, porque la misma no llegó a Bolivia. Sobre el post en particular, la verificadora Maldita.es realizó el desmentido el 14 de junio pasado, dos días atrás.

La nota de Maldita.es explica que la persona en la fotografía usa un traje común para que un funcionario, que realiza una tarea manual, evite contaminarse con polvo u otros agentes no es un traje especial para evitar la radiación.

¿Qué pasa con la radiación electromagnética en Bolivia?

Entre las mentiras que se difunden, como decir que, las antenas provocaron el COVID-19, que activaran un chip a través de la vacuna para controlar a la humanidad y una serie de cosas, se dice que es la radiación de las antenas de telecomunicación la que provoca cáncer y otras enfermedades en la población. Sin embargo, existen suficientes argumentos para desenmascarar esta mentira antigua.

Gustavo Pozo, director de Telecomunicaciones del Ministerio de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, explicó a Bolivia Verifica que esas falsas afirmaciones se difunden entre personas que tienen poco contacto con la ciencia y la tecnología.

“Cuando nos tocó hablar de la tecnología 2G, 3G, también hubo cierta preocupación, pero aclaramos que en el país hay un estándar técnico que los operadores de ondas deben cumplir, previa a la instalación de una antena. Son aclaraciones que se hacen de manera continua, por ejemplo, se instala una antena en una casa y se paga un alquiler y los vecinos reaccionan y dicen que hace daño, pero no es cierto, no hay nada comprobado que diga que las frecuencias de telecomunicaciones o rangos puedan afectar la salud. El sol afecta más, la radiación que se emite es mínima y está controlada por la ATT que vigila y constantemente hace mediciones para probar que no se sobrepase, son niveles mínimos que no llegan ni al 5% de lo que está establecido”, dijo.

La unidad de Comunicación de la Administradora de Transporte y Telecomunicación (ATT) envió a Bolivia Verifica el documento que señala el “estándar técnico sobre Límites de Exposición Humana a campos Electromagnéticos de Radiofrecuencia”, que fue desarrollado y publicado mediante resolución Administrativa Regulatoria el 19 de abril de 2002, 18 años atrás, cuando la ATT era Superintendencia de Telecomunicaciones.

El mencionado documento en su artículo 1 señala:

El presente estándar técnico tiene por objeto establecer los límites máximos de exposición a los campos electromagnéticos de radiofrecuencia entre 300 kHz y 100 GHz, a los que podrían estar expuestos los seres humanos.

Carlos Sanabria, experto en Telecomunicaciones, explicó sobre un ejemplo de registro de medición de radiación realizado por la ATT en una zona de la ciudad de La Paz, lo siguiente:

 “El valor máximo banda III es 0,2 y el valor medido es 0,000046530, o sea está muy por debajo de lo permitido, por eso no hace daño”, mostró en el cuadro arriba.

Remarcó también, lo que mencionó en anteriores entrevistas, la radiación de las antenas de Telecomunicaciones 2G, 3G, 3,75G, LTE, corresponden a la radiación NO Ionizante, es decir, de baja energía, incapaces de ionizar la materia con la que se relacionan, en este campo están las telecomunicaciones, las radiaciones que si son peligrosas son las que provienen del Sol, los rayos X y Gama, etc.

Hay decenas de estudios mencionados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) a lo largo de al menos dos décadas atrás. Una publicación de la OMS de 2006 señala lo siguiente:

…Los niveles de exposición a RF de las estaciones de base y las redes inalámbricas son tan bajos que los aumentos de temperatura son insignificantes y no afectan a la salud de las personas.

Una serie de estudios recientes ha puesto de manifiesto que la exposición a RF de las estaciones de base y tecnologías inalámbricas en lugares de acceso público (incluidos hospitales y escuelas) suele ser miles de veces inferior a los límites establecidos por las normas internacionales.

De hecho, debido a su menor frecuencia, a niveles similares de exposición a RF, el cuerpo absorbe hasta cinco veces más señal a partir de la radio de FM y la televisión que de las estaciones de base. Ello se debe a que las frecuencias utilizadas en las emisiones de radio de FM (unos 100 MHz) y de televisión (entre 300 y 400 MHz) son inferiores a las empleadas en la telefonía móvil (900 y 1800 MHz), y a que la estatura de las personas convierte el cuerpo en una eficaz antena receptora. Además, las estaciones de emisión de radio y televisión funcionan desde hace por lo menos 50 años sin que se haya observado ningún efecto perjudicial para la salud.

Entonces los avances en Telecomunicaciones No representan un peligro para la salud, y en caso de darse, de acá a dos años, la posibilidad de contar con el 5G, Sanabria explicó: “si hubiera 5G, NO SON IONICAS, esto significa que no son capaces de modificar los átomos desplazando electrones, por lo tanto, no afecta a la salud”

Si alguna empresa de Telecomunicaciones, ENTEL, TIGO, VIVA u otras, quiere proveer el servicio 5G debe tramitar la frecuencia ante la ATT y eso no sucedió hasta la fecha. 

Además del trámite y los estudios que se deben presentar, las operadoras, Entel, Viva, etc. deben prever pagos al Estado.

 “Los operadores de telefonía móvil adquieren una licencia para usar una frecuencia que da la ATT y para acceder a esa frecuencia pagan mucho dinero. Uno de los operadores llegó a pagar 30 millones de dólares para poder usar la frecuencia de 1900 por ejemplo, es para el permiso de acceder a esa frecuencia, fuera de eso, los operadores móviles pagan, si no me equivoco, 10 bolivianos por cada terminal, si Viva reporta 3 millones de terminales tiene que pagar mensualmente 30 millones de bolivianos al mes, es bastante plata la que se invierte para poder usar esas frecuencias. No se paga a la ATT como tal, pero sí al Estado”, explicó Sanabria.