AUR, el movimiento detrás de teorías conspirativas sobre barbijos y vacunas en Cochabamba – Bolivia Verifica
AUR, el movimiento detrás de teorías conspirativas sobre barbijos y vacunas en Cochabamba

Bolivia Verifica

Somos un medio digital independiente sin fines de lucro ni tendencia política que se dedica a la verificación de noticias falsas (fake news) y del discurso público para luchar contra la desinformación y mejorar la participación democrática.

Explicador

AUR, el movimiento detrás de teorías conspirativas sobre barbijos y vacunas en Cochabamba

La organización Acción Humanista Revolucionaria Bolivia promueve una manifestación contra de las medidas de bioseguridad para prevenir el contagio del coronavirus valiéndose de una serie de falsedades que fueron desmentidas por Bolivia Verifica

Una pancarta que convoca a una manifestación en contra del uso de mascarillas, las vacunas y la cuarentena.

Una campaña en contra del uso del barbijo, de las vacunas contra la COVID-19 y la cuarentena está siendo realizada esta semana en la ciudad de Cochabamba a nombre de Acción Humanista Revolucionaria Bolivia, un movimiento de la Orden Rosacruz de carácter internacional que tiene como líder en Bolivia a Juan Santa Cruz Torres. Entre sus postulados está negar el valor del uso del barbijo, la cuarentena y las vacunas para prevenir el contagio de coronavirus, lo cual se considera contenido falso y fue desmentido por Bolivia Verifica en varios publicaciones.

Acción Humanista Revolucionaria Bolivia (AUR) es un movimiento con influencia del gnosticismo, que se define como el conocimiento espiritual por encima de las enseñanzas y tradiciones ortodoxas, según puede verse en su página web.

Este tipo de tendencias asume la existencia material como “defectuosa y malévola”, creyendo que el principal elemento de salvación es el conocimiento directo de la divinidad suprema, señala el libro de Francine Culdaut, “El nacimiento del Cristianismo y el gnosticismo” publicado en 1996. Esta organización tiene presencia en el país en ciudades como Cochabamba y Sucre donde realizó una serie de manifestaciones, según consta en algunas notas de prensa.

El movimiento también incursionó en la arena política. En las elecciones generales de 1985, su líder Juan Santa Cruz postuló a la Presidencia con la sigla de Acción Humanista Revolucionaria. Obtuvo un porcentaje de 0,63% en la votación, ocupando el penúltimo lugar de los 18 postulantes, según las estadísticas de los procesos electorales de 1985 a 1995 del Órgano Electoral Plurinacional (OEP). El candidato ganador de esa elección fue Hugo Bánzer Suárez; sin embargo, por la votación en el Legislativo, la Presidencia en Jaime Paz Zamora, que había salido tercero.

En la actualidad, la organización a la que representa Juan Santa Cruz está promoviendo teorías conspirativas contra las medidas de bioseguridad que se recomiendan para evitar el contagio del coronavirus. “El uso de los barbijos produce hipoxia celular, intoxicación con CO2, mayor riesgo de infecciones, muerte lenta de células cerebrales, pérdida de tu identidad, mayor estrés”, son parte de los argumentos que utiliza esta organización en una de sus publicaciones en Facebook.

En esta misma página, se promociona una movilización prevista para los próximos días en la ciudad de Cochabamba, en rechazo las vacunas, el uso de mascarillas y la cuarentena. “¡Únete por amor a la humanidad!”, dice la convocatoria que también puede verse en algunos panfletos y carteles pegados en esa ciudad.

Mentiras sobre el uso del barbijo, la vacuna y las cuarentenas

En diferentes verificaciones explicamos que las medidas de bioseguridad recomendadas por las autoridades de salud durante la pandemia de coronavirus COVID-19 ayudaron a evitar más víctimas fatales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica en su portal web, que las mascarillas deben utilizarse como “parte de una estrategia integral” de medidas para suprimir la transmisión y “salvar vidas” y médicos especialistas indicaron a Bolivia Verifica que su uso es seguro.

Respecto a las vacunas, desde esta página indican que las mismas derivarán en “vegetales humanoides y muertos vivientes zombis”. Esto también es falso, un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), indica que una vacuna “implica la introducción directa en los tejidos apropiados de un plásmido que contiene la secuencia de ADN que codifica el antígeno o los antígenos contra los que se busca una respuesta inmunológica, y se basa en la producción in situ del antígeno objetivo”.

Es decir que una vacuna de ADN implica la inyección de una pequeña parte del código genético del virus (ADN o ARN) para estimular la respuesta inmunológica en un paciente sin infección.

Sobre las medidas de cuarentena impuestas en la mayoría de los países, también realizamos verificaciones anteriores en las que explicamos que el objetivo es evitar el contagio masivo y el colapso de los sistemas de salud.