Repudio, abstención y apoyo: qué dijeron los líderes de América Latina sobre la guerra en Europa

0
6
Compártelo por:

Las posturas fueron claras: desde condena a la invasión hasta silencio sobre el tema.  Revisamos qué dijeron los presidentes y  cómo se movió el tema en Twitter.

 

Isabel Mercado/Periodista

Desde que comenzó, el 24 de febrero pasado, la invasión de Rusia a Ucrania ha despertado un sinnúmero de reacciones a nivel internacional. En América Latina, varios jefes de Estado y cancilleres han hecho público su rechazo a la decisión del presidente Vladimir Putin y no han dudado en denunciar la violación al derecho internacional. Otros, próximos a Moscú, han expresado su apoyo a Putin. 

En cualquier caso, la invasión de las tropas rusas a Ucrania ha servido para dejar patente una diferencia fundamental, que desde las concepciones ideológicas del poder se extiende a los alineamientos geopolíticos.

A diferencia de los mandatarios de Occidente (EEUU y Europa), directos involucrados en el conflicto, en redes sociales, los mandatarios y líderes políticos de la región son menos activos en redes sociales y han optado por mensajes protocolares sobre la conflagración y se han dedicado más a mostrar preocupación por conciudadanos en la zona del conflicto.

Con todo, las distancias ideológicas son apreciables entre los mandatarios latinoamericanos: un reflejo de las tensiones políticas que imperan en esta parte del mundo.

Rusia-Ucrania desde Twitter en América Latina

Más de 14 millones de tuits con el término Rusia y/o Ucrania se generaron en Latinoamérica durante el último mes. Los países donde más se generó contenido con esos términos en Twitter fueron: Venezuela, Argentina, México, Colombia y Chile.

Según la herramienta TrendsMaps entre el 25 y el 28 de febrero,  se publicaron más de un millón de tuits cada día. La intensidad del tema fue descendiendo pero sin desaparecer del todo. Entre los términos que acompañaron las palabras Rusia y Ucrania aparecen: guerra, invasión, conflicto y tercera guerra mundial.

Condenas sin ambages de los líderes latinos

El presidente de Colombia, Iván Duque  fue uno de los primeros en manifestar su desaprobación a la intervención rusa.  Los presidentes de Chile, Sebastián Piñera –en funciones hasta el 11 de marzo pasado- ; Guillermo Lasso de Ecuador; Carlos Alvarado Quesada de Costa Rica, y Alejandro Eduardo Giammattei, de Guatemala también lo hicieron rápidamente.

Sin embargo, quizás el más contundente de los mandatarios en su rechazo a la acción bélica, fue el actual presidente de Chile, Gabriel Boric. A contramano de otros líderes de izquierda que, u optaron por la abstención, o se pronunciaron apoyando a Rusia.

En la misma línea, se manifestó el presidente de República Dominicana, Luis Abinader.

La polémica en torno a las abstenciones

La apelación a la neutralidad caracterizó a los mensajes de varios mandatarios, incluso algunos que votaron en contra de la conflagración en foros como las Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos, pero que en sus mensajes personales prefirieron ser discretos en sus posturas. Entre ellos, Alberto Fernández de Argentina; Luis Lacalle Pou de Uruguay y Pedro Castillo de Perú.

Algunos mandatarios concentraron sus posiciones en los temas relacionados a los impactos de la guerra en sus economías, como el presidente de Panamá, Laurentino Cortizo.

En el caso de Brasil, el presidente Jair Bolsonaro ha estado en el centro de la polémica después de su reunión con Putin en Rusia, poco antes de la guerra. Tras el encuentro, el mandatario aseguró que su par ruso buscaba la “paz” y que Brasil era solidario con cualquier país que buscara solucionar los conflictos de forma pacífica. Ese viaje le valió a Bolsonaro críticas de Estados Unidos, que a través de un comunicado de prensa de la Casa Blanca manifestó que la visita había dejado a Brasil aislado de la “gran mayoría de la comunidad internacional”.

Sin embargo, Bolsonaro ha mantenido la posición de neutralidad frente al conflicto, y en sus mensajes en redes sociales se ha centrado principalmente en expresar su preocupación por la repatriación de brasileños de la región en disputa.

“No vamos a tomar partido, vamos a continuar por la neutralidad y a ayudar en lo posible a la búsqueda de una solución”, dijo. “Nosotros queremos la paz, pero no podemos traer consecuencias aquí”, agregó el mandatario, que recordó que Brasil “depende mucho” de los fertilizantes rusos. Posteriormente, desacreditó al vicepresidente Hamilton Mourao, quien dijo que “Brasil no está de acuerdo con una invasión del territorio ucraniano”.

Más contundentes han sido las opiniones del expresidente y virtual candidato a una nueva reelección, Lula Da Silva, quien se expresó de la siguiente manera:

 

Con todo, ha sido mayor la cantidad de jefes de Estado en la región que han evitado emitir opinión alguna sobre el tema. Entre ellos está el presidente de Bolivia, Luis Arce, que no comentó el tema en su cuenta de Twitter; a diferencia de Evo Morales.

Otros presidentes de la región que se han mantenido en silencio sobre el asunto en sus redes sociales son, el presidente de Haití, Ariel Henry; de Honduras, Xiomara Castro; de México, Andrés Manuel López Obrador; de Nicaragua, Daniel Ortega; de Paraguay, Mario Abdo y de El Salvador, Nayib Bukele.

Los amigos de Putin en América Latina

Apoyo absoluto a la incursión rusa es el que brindaron los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro; de Cuba, Miguel Díaz Canel y el expresidente boliviano, Evo Morales.

 

Este trabajo fue realizado dentro del proyecto Sala de Democracia Digital con el apoyo de la Fundación Getulio Vargas.