La aparición de variantes de COVID-19 no se debe a la vacunación – Bolivia Verifica
La aparición de variantes de COVID-19 no se debe a la vacunación

Bolivia Verifica

Somos un medio digital independiente sin fines de lucro ni tendencia política que se dedica a la verificación de noticias falsas (fake news) y del discurso público para luchar contra la desinformación y mejorar la participación democrática.

CoronavirusFalsoVerificación

La aparición de variantes de COVID-19 no se debe a la vacunación

La primera muestra de una mutación de este tipo registrada por la OMS es de mayo de 2020, en Sudáfrica. La primera vacuna contra el coronavirus avalada por este organismo fue Pfizer en diciembre de 2020

En grupos de WhatsApp antivacunas del departamento de La Paz y en Facebook circula un mensaje que asegura que las variantes de la COVID-19 comenzaron a aparecer una vez que inició la vacunación, además se afirma que no se tiene registro de variantes en países donde no hay vacunados. Esta versión es falsa.

La primera variante se registró antes de que se tenga una vacuna aprobada, además, los países que registran una inmunización baja, sí reportan diferentes tipos de variantes, especialmente la delta.

El mensaje que se difunde fue publicado el 2 de agosto de 2021 por la página de Facebook Anunnakis y reptilianos entre nosotros. Lo que dice la imagen en cuestión es lo siguiente:

Un año antes de vacunar no hubo ni una sola variante… comienza la vacunación y aparecen muchas variantes… en países vacunados… ninguna en los países no vacunados ¿despertamos?”. La imagen se compartió en Facebook 336 veces, y ha tenido 913 reacciones y 219 comentarios.

Bolivia Verifica identificó tres datos para analizar de esta publicación:

“Un año antes de vacunar no hubo ni una sola variante”

La primera vacuna registrada contra la COVID-19 es Sputnik V del instituto Gamaleya de Moscú-Rusia, en agosto de 2020, mientras que la primera avalada por uso de emergencias por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es Pfizer de Estados Unidos,  cuyo registro es  del 31 de diciembre de 2020. Si se consideran estas fechas y se retrocede “un año antes” como dice la publicación, la pandemia no había comenzado.

Los primeros casos de coronavirus ocurrieron en Wuhan, China, entre el 12 y 29 de diciembre, pero fue el 31 de ese mes que el gobierno de ese país dio a conocer sobre un virus desconocido causante de casos de neumonía.   La epidemia de la COVID-19 fue declarada por la OMS una emergencia de salud pública de preocupación internacional el 30 de enero de 2020 y oficialmente se reconoció como pandemia el 11 de marzo de 2020.

Sobre el tema de la aparición de variantes, una nota de la BBC, aclara que “los virus no deciden nada. Simplemente, cuando infectan una célula, de forma casi automática, comienzan a multiplicarse, algo que incluye la copia de su información genética. Durante el proceso de copia es frecuente que aparezcan errores, que, si bien muchas veces no tienen ningún efecto, en ocasiones producen cambios en alguno de los aminoácidos que componen las proteínas del virus”. Estos cambios no suceden por las vacunas sino porque aparecen errores en la copia del propio virus en el organismo. 

“Comienza la vacunación y aparecen muchas variantes”

Es falso que las variantes se hayan registrado en el momento que comenzó la vacunación en diferentes países.

La primera variante se registró, según los datos de la OMS, en Sudáfrica, en mayo de 2020. En cambio, la primer vacuna registrada fue Sputnik V en Rusia en agosto de 2020. 

Recién en diciembre de 2020, la OMS aprobó una vacuna para el uso de emergencia contra la COVID-19.

La vacunación masiva inició en octubre de 2020 en China, siendo uno de los primeros países y en Estados Unidos fue en diciembre de 2020.

Por ende, la aparición de la primera variante fue antes de que siquiera se vacunara al grupo de personas de primera línea.

Las variantes son mutaciones que van apareciendo a medida que un virus se va propagando y expandiendo más.

De acuerdo a un artículo publicado por la OMS, los virus hacen copias de sí mismos que pueden tener pequeños cambios denominados mutaciones y la suma de estas lleva a la aparición de las variantes.

La OMS y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) han descubierto hasta ahora ocho variantes, a las que clasificaron como Variantes de Interés (VOI) y Variantes de Preocupación (VOC).

Las VOI son aquellas que por los cambios genéticos pueden ser un tanto más transmisibles y/o podrían agravar la enfermedad, además, la persona infectada puede ser más contagiosa.

En tanto, la VOC es una mutación de la que se ha comprobado que es más contagiosa, agrava la enfermedad y el fallecimiento y reduce los anticuerpos generados por las vacunas.

A continuación, te presentamos dos tablas realizadas por la OMS sobre las ocho variantes que identificaron:

En el primer gráfico se puede apreciar las cuatro variantes clasificadas como VOI, además de la información de cuándo fue la primera vez que se detectó y fecha en la que la OMS le designó nombre y clasificación.

En este segundo gráfico son los mismos datos del primero, pero en esta ocasión de las variantes con clasificación VOC. 

De acuerdo a las explicaciones de la OMS, la finalidad de las vacunas es crear anticuerpos en los seres humanos para que su organismo sepa como reaccionar ante el virus y pueda eliminarlo, evitando que la persona desarrolle síntomas graves y llegue a fallecer.

Es decir, las variantes y las vacunas no tienen ninguna relación y aparecieron en tiempos diferentes.

“Aparecen muchas variantes en países vacunados. Ninguna en los no vacunados”

Esta tercera afirmación no es cierta. Los países donde la vacunación es baja, según los datos del Our World in Data hasta el 19 de septiembre de 2021 son: Tanzania (0.57%), Nigeria (2%) y Etiopía (2.1%).

En estos tres países (1, 2, 3) se registraron variantes de la COVID-19, incluso, en Tanzania reportaron la aparición de una nueva que podría haber surgido en ese país.

Los tres son países del continente africano, mismos que, según la Organización de Naciones Unidas, es uno de los que más casos registra de la variante delta.

Entonces, no es cierto que los países con menos índice de vacunación no registren casos de las variantes de COVID-19.

El mensaje que circula por WhatsApp y Facebook es falso. No había pandemia un año antes de empezar la vacunación. Las vacunas y las variantes no tienen alguna relación, pues ya se habían registrado mutaciones del virus antes de que se aprobara algún inmunizante.

No es real que los países no vacunados o con bajos niveles de vacunación no reporten casos de contagio por variantes.

En Bolivia, el ministro de Salud, Jeyson Auza, declaró que identificaron tres variantes que circulan en el país: gamma P-1, lamda y mu.

“En la época más alta -de la pandemia- hemos identificado la variante gamma P-1 en un 53%, en los departamentos de Pando, Beni, Oruro, La Paz, Cochabamba y Potosí. La variante de interés lamda o conocida como C-37 andina, en un 18% en Oruro y Potosí. También en el país en un 12% hemos identificado la variante B-1 621 denominada como variante mu”, declaró la autoridad en conferencia de prensa realizada el 7 de septiembre de este año.

Este contenido es elaborado con la colaboración de la OPS/OMS Bolivia.

 

 

 

¿Ya descargaste la nueva app de Bolivia Verifica? No te pierdas ninguna de nuestras publicaciones y ten información de calidad.

Descarga en IOS 📱—> https://apps.apple.com/bo/app/bolivia-verifica/id1542454083?l=en

Descarga en Google Play —> https://play.google.com/store/apps/details?id=com.bolivia.verifica