Falso diácono argentino busca, en el río revuelto del coronavirus, ganancia para sus apetitos políticos – Bolivia Verifica
Falso diácono argentino busca, en el río revuelto del coronavirus, ganancia para sus apetitos políticos

Bolivia Verifica

Somos un medio digital sin fines de lucro ni tendencia política que se dedica a la verificación de noticias falsas (fake news) y del discurso público para luchar contra la desinformación y mejorar la participación democrática.

Coronavirus

Falso diácono argentino busca, en el río revuelto del coronavirus, ganancia para sus apetitos políticos

Compártelo por:

El argentino Jorge Sonnante ya había sido denunciado por falsificar documentos del Vaticano 

“¡Alerta mundial!”, de esta forma inicia uno de sus tantos videos polémicos el argentino Jorge Sonnante, quien asegura que es diácono de la Iglesia Católica, en su última producción,  advierte que la Organización de las Naciones Unidas (ONU), se declaró “enemiga” de todas las religiones, abriendo una “guerra” contra las mismas aprovechando las restricciones por las cuarentenas en los diferentes países del mundo a causa de la pandemia del COVID-19.

En su último video publicado el pasado 25 de mayo, en su canal de Youtube, habla de un pedido de la ONU  de una “intervención” a las iglesias del mundo con cierta complicidad del mismo Papa Francisco. 

“Imagínate que te prohíban rezar, que te prohíban creer, que te prohíban tu fe, va a suceder como en China donde persiguen y asesinan a los sacerdotes y laicos católicos”, dice en el video. 

Sin embargo, indica que Dios “pone las cosas en su camino” y por eso, colocó un “diácono único en la Iglesia Católica, único en el mundo,  que está ejerciendo para ser político, para dirigir una nación”, indica con convencimiento al adelantar su intención de estar a la cabeza de su país, Argentina.

Este video fue compartido 2935 veces en Facebook y generó 4697 interacciones, además fue publicado en 53 páginas de esta red social. 

Sobre el personaje

La Iglesia Católica ya había desmentido en diferentes oportunidades de que Jorge Sonnante sea diácono. 

Ya la Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB) se había pronunciado en 2019 contra esta persona a la que denomina como el “autonombrado” diácono.

“Hemos hecho las averiguaciones y  es un falso diácono», declaró en octubre de 2019 a radio Loyola, el arzobispo de Sucre, monseñor Jesús Suárez. 

Una publicación anterior de Bolivia Verifica, indica que en revisiones realizadas en Roma y en Buenos Aires por el Vatican Insider con siete fuentes distintas dentro del entorno eclesiástico, se confirmaron “incongruencias” en los relatos de esta persona. 

Dichas acreditaciones refieren que esta persona nunca fue ordenada como diácono permanente.

Lo que se encontró es que en tiempos del cardenal Antonio Quarracino como arzobispo de Buenos Aires, Sonnante estuvo por casi dos años en el seminario, siendo posteriormente invitado a salir por una serie de factores no esclarecidos.

Según ColombiaCheck,  Sonnante también hace otras afirmaciones, sin proporcionar pruebas, como que el actor Tom Hanks, o el basquetbolista Shaquille O’Neal hacen parte de la supuesta conspiración y “no tienen el virus y pretenden engañarnos”, tras hacer públicos sus anuncios de portar esta enfermedad. O que “los medios de comunicación son propiedad del nuevo orden mundial”.

Lo que sí ocurrió 

Lo que sí es real, es sobre una posición crítica de la Iglesia Católica en torno al último informe  sobre la Libertad Religiosa o de Creencias, presentado el pasado dos de marzo en Ginebra, Suiza durante la 43ª sesión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. 

El observador permanente del Vaticano en la ONU, monseñor Ivan Jurkovič, calificó de  «inaceptable y ofensivo» este informe, indica en una nota el portal del Vaticano.

Este informe indica que «la libertad de religión, de creencias y de objeción de conciencia» sea secundaria con respecto a otros «llamados derechos humanos», especialmente los que expresan «una especie de colonización ideológica por parte de algunos Estados e instituciones internacionales».

El punto central del citado informe es el documento A/HRC/43/48, dedicado al tema «Libertad de religión o de creencias e igualdad de género».

Lo que no ocurre es un corte de relaciones internacionales de la ONU con la Iglesia Católica, como menciona el falso diácono o una prohibición específica a rituales religiosos como el rezo. Tampoco se habla de un nuevo orden mundial.  

Sí existen una serie de puntos que cuestionan las libertades religiosas, lo que es cuestionado desde el Vaticano.