Covid-19 en Tarija: Crónica de un rumor letal – Bolivia Verifica
Covid-19 en Tarija: Crónica de un rumor letal

Bolivia Verifica

Somos un medio digital sin fines de lucro ni tendencia política que se dedica a la verificación de noticias falsas (fake news) y del discurso público para luchar contra la desinformación y mejorar la participación democrática.

Coronavirus

Covid-19 en Tarija: Crónica de un rumor letal

Compártelo por:

Pánico social en torno a cadenas de desinformación que mataban socialmente a un paciente de coronavirus.

No pasaba la hora del almuerzo, que las cadenas se vestían de negro y hacían que cada cucharada del caldo sea más amarga. “Falleció el cura”, decía uno de los primeros mensajes en redes como WhatsApp. “Chicos queridos murió el sacerdote, una enfermera del hospital mandó el mensaje al grupo de voley”, refería otro texto. Las ganas de comer se perdían; ni el más dulce vaso del refresco de durazno lograba sacar el sabor amargo que iba acrecentando en uno conforme osaba en ver el teléfono celular.

“Por qué no sale Adrián Oliva a hablar que el cura falleció, anda diciendo que tenemos un buen sistema de salud en todas las entrevistas y el primer paciente se le muere en tres días, ahora para colmo, los que trabajaron con el cura ya presentan síntomas”, publicó en el grupo de Facebook “La Bolsita de Trabajo de Tarija”, el usuario Brayhan Fernandez Castillo.

Ya no había hambre, solo miedo. La paranoia cada vez se hizo más colectiva, se convirtió en el tema de los grupos locales de WhatsApp. mientras que en Facebook, la información era similar.

En los grupos de prensa tarijeños, los periodistas exigían a la Gobernación una respuesta oficial. Hasta después de las 14.00 de hoy 1 de abril de 2020, ningún médico del hospital San Juan de Dios se animaba a dar el parte, tampoco lo hacían las autoridades.

La especulación avanzaba tan rápido como el virus, incluso se indicaba que la espera era simplemente para evitar manifestaciones en contra del entierro en el Cementerio General. “Lo tienen con el respirador artificial, pero está con muerte cerebral, lo tienen así hasta conseguir las bolsas”, decía otro texto de WhatsApp ¡Tétrico!

Algunos periodistas indicaban que estos mensajes salían del propio personal del hospital San Juan de Dios, donde se encuentra internado el paciente con coronavirus Covid-19. “Hay mensajes de personas que no se animan a decirlo de frente porque corren el riesgo de perder su trabajo”, decía otro periodista solicitando información del supuesto fallecimiento a la Gobernación.

El padre no ha muerto. Hay políticos que quieren hacer crisis con información falsa. No vamos a entrar en la lógica de sacar un comunicado ante cada especulación”, se informaba desde la Dirección de Comunicación de la Gobernación en respuesta al pedido de los periodistas de una aclaración por la situación de salud del paciente cero de Tarija.

Pasaron las tres de la tarde, pero no había tiempo para la siesta, el sonido del celular se hacía cada vez más dañino, más doloroso, daba la impresión de que cada actualización era lúgubre. Según la Gobernación tarijeña, el paciente cero se encontraba vivo, pero había una muerte social. Por eso, la Diócesis de Tarija decidió sacar pasadas las 15.00 un comunicado oficial, pues su nombre estaba en boca de todos, sin que el religioso pueda decir palabra alguna para defenderse.

El comunicado fue publicado en la página oficial de la Diócesis, como en sus redes sociales. También se hizo eco la Universidad Católica Boliviana de Tarija (UCB) en su portal web.

Comunicado de la Diócesis de Tarija 1-ABR-20
En este comunicado, la Iglesia pide la oración para el paciente y además desmiente las aseveraciones de médicos del Servicio Departamental de Salud (Sedes), respecto a que esta persona ocultó información cuando fue atendida por primera vez en el hospital San Juan de Dios el jueves 26 de marzo, ocasión en que no se le detectaron síntomas, siendo despachada a su domicilio. Ya el 28 fue trasladada de emergencia a un centro Prosalud, cuyos exámenes dieron positivos a coronavirus COVID-19. Era el lunes 30.

“Como Iglesia en Tarija estamos seguros que el personal médico actuó convenientemente ante el delicado cuadro clínico presentado por el paciente P. Juan Carlos; sin embargo, lo que preocupa profundamente a la población, es que algún profesional de salud continúe insinuando que el paciente tenía conocimiento de su contagio con el virus”, critica el comunicado, que aconseja una auditoría médica interna y externa.

En síntesis, el paciente enfrentaba por la tarde de este miércoles dos tipos de muerte social en las redes, uno por su delicado estado de salud, y otro por un posible contagio a terceros.  La Iglesia tarijeña pidió “no estigmatizar” o condenar a un paciente que “está luchando entre la vida y la muerte”, negando también el rumor de su fallecimiento. El comunicado está firmado por el obispo de Tarija, Ángel Jorge Saldías Pedraza.

Los rumores seguían avanzando con más detalles de la supuesta defunción del párroco, incluso apareció en las cadenas de WhatsApp, un supuesto parte policial que daba por hecho la muerte del religioso. “El día de hoy 01/04/2020 a horas 13.50, personal de esta jefatura de Inteligencia se comunicó vía teléfono con el Sof. Vargas, personal de servicio del hospital San Juan de Dios, quien manifiesta que el Sr. Juan Carlos C.L. de 63 años de edad, paciente diagnosticado con COVID-19, acaba de fallecer en el hospital San Juan de Dios”, dice la nota central del supuesto parte.

La paranoia colectiva era innegable. No había espacio para el té, el temor se había tragado todas las ganas de compartir en familia. El Comité de Operaciones de Emergencia Departamental (COED), determinó finalmente emitir un comunicado oficial como un antídoto al virus de la desinformación.

“El paciente con diagnóstico positivo se encuentra bajo cuidado médico en la sala de terapia intensiva para pacientes con COVID-19”, aclaraba el comunicado.  La nota agrega que ante la “ola de noticias falsas”, el COED iniciará procesos ante el Ministerio Público a quienes generen este tipo de información, “amparados en la normativa vigente”.

El comunicado oficial del COED fue publicado en la página de la Gobernación en Facebook. Tras la emisión del comunicado, el director del hospital San Juan de Dios de Tarija, Jorge Morales, aclaró esta situación en una entrevista al cerrar la tarde con radio Fides.

“Lastimosamente ha corrido un rumor malicioso de que el paciente ha fallecido, lo que no es cierto. A lo mejor él en el transcurso de ayer a hoy ha mejorado algunas habilidades que tenía, obviamente sigue grave, pero solamente con patología pulmonar, la deficiencia renal, o la patología cardiovascular que en su momento tenía ya no existe. Está bastante estable, eso no quiere decir que se va a curar inmediatamente”, informó el médico. Morales recalcó en esta entrevista que el paciente se encuentra “estable”.

Las cadenas cambiaron de rumbo, hubo menor especulación en el tema específico, quizás la cena sea más agradable y dé para un “buenas noches”.